Diseño segoviano en ARCO

Tres jóvenes arquitectos (Miguel Rivilla, Fernando Garví y Javier de Andrés) ganan el concurso de ideas para la sala VIPde la próxima Feria Internacional de Arte Contemporáneo, a celebrar en febrero de 2013 en Madrid.

3

ARCO, la Feria Internacional de ARte COntemporáneo, tendrá en su próxima edición (IFEMA, del 13 al 17 de febrero de 2013) diseño segoviano. “Q: NØ Arquitectos”, un extraño nombre bajo el que se esconden tres jóvenes segovianos (Miguel Rivilla, Fernando Garví y Javier de Andrés) ha ganado el concurso anual convocado por la organización de ARCO para el diseño de su ‘sala VIP’, posiblemente el espacio más significativo de la feria, pues es ahí donde galerías de arte y clientes negocian y concretan las transacciones de las obras.

Del alto nivel del concurso da muestra el elevado número de proyectos presentados este año, 80, algunos de ellos procedentes de países como Estados Unidos, China o Inglaterra. “Para nosotros, ganar este concurso es un trampolín a nivel internacional, pues la repercusión de ARCO es brutal”, reconoce Garví.

La propuesta de Q: NØ, que se plasmará en un espacio de cerca de mil metros cuadrados, contempla, de entrada, una especie de cueva (The Cave), vinculada a un hall. Allí se situarán mesas altas, para ejercer de elemento tamizador del bullicio habitual en ARCO. El proyecto de estos tres arquitectos segovianos introduce después diferentes espacios, cada uno de ellos adecuado a su función. Así, habrá una zona de bar, muy abierto, con una iluminación que invita a entablar conversaciones. Luego estará el restaurante, más privado, para comer sin prisa, de forma confortable. Y, por último, queda una zona ‘exclusiva’ dedicada a los principales patrocinadores de ARCO.

Tras ganar el concurso —el premio económico era de 4.000 euros—, ahora los tres arquitectos se hallan ultimando el replanteo del proyecto, de cara a iniciar, en el momento que lo permita IFEMA, su ejecución, conscientes de que de su éxito depende, en buena medida, la evolución de Q: NØ, un estudio que se fraguó en la antigua SEK (hoy, IE Universidad). “Los tres —recuerda De Andrés— somos segovianos, los tres empezamos en la universidad el mismo día, un poco perdidos”. Entablaron amistad a lo largo de los años de la carrera y, acabados los estudios, el trío ha decidido trabajar en equipo, presentándose a diversos concursos de arquictura. Y ahora, tras el “empujón anímico” del premio de ARCO, que a su entender demuestra que “a pesar de las dificultades, los jóvenes podemos abrirnos camino”, Rivilla, Garví y De Andrés dicen que desean continuar presentando proyectos a otros concursos. “Es lo que más ilusión nos hace y lo más divertido”, concluyen.