Despedida del fin de semana enológico

La diversidad en la selección de vinos y la música fueron protagonistas en Sepúlveda y Segovia durante el broche al fin de semana.

El pasado domingo, las catas del ‘Otoño Enológico’ de la Fundación Caja Rural se desplazaron a Sepúlveda, en concreto, al restaurante Cristóbal, donde Jesús Miguel guió de manera magistral, a la par que cercana, una cata de tres vinos de diferentes zonas vinícolas de España: Rueda, DO Ribera del Duero y DO Ca. Rioja.

La cata se abrió con un fresco y actual verdejo, Fuentemilano de Bodegas Pedro Escudero que, como el propio Diego Escudero apuntó, “se trata de un vino diferente a los tradicionales vinos de Rueda con la intención de evolucionar y llegar a más paladares”, algo muy patente en su experiencia internacional (en torno al 40% de su producción).

La innovadora elaboración de este vino, con cuatro fermentaciones (incluyendo una parte en madera), no permiten que esta referencia se comercialice bajo la DO Rueda, lo que sí ocurre con otros de sus vinos, pero ofrece otra vuelta de tuerca a los vinos de la zona con unos matices actuales y muy seductores: aparecen frutas como el albaricoque o el melocotón y aromas a vainilla debidos su breve contacto con la madera.

La cata continuó con un Ribera del Duero, Tinto Federico Roble de Bodegas Federico, cargado de aromas a fruta roja, especiados, así como vainillas y tostados fruto de su paso por barricas. Vanesa, representante de la bodega, nos contó cómo tratan de elaborar vinos que mantengan la esencia de la zona en la que producen: Pesquera de Duero, una de las zonas más preciadas en el corazón de la DO Ribera del Duero. Definitivamente, un vino potente y elegante al mismo tiempo que mostraba toda su redondez y equilibrio en boca.

Para cerrar esta primera cata de domingo, la DO Ca Rioja fue la encargada de mostrar su potencial a través de la bodega Zuazo Gastón con su vino Zuazo Gastón Crianza. Jorge, el representante de la bodega, puso la nota de humor al explicar la esencia y la filosofía de la misma y de sus “hijos”, como denominan a sus vinos. Fruta confitada, regaliz y vainilla daban a este vino una personalidad propia dentro de los clásicos vinos de Rioja. En boca, su elegancia y carnosidad lo convertían en el vino perfecto para terminar esta estupenda cata guiada por el maestro Jesús Miguel y en la que la sumiller Henar López puso la nota musical maridando los vinos con diferentes canciones que interpretó acompañada a la guitarra por Gele Rodrigo.

A las siete y media de la tarde, San Antonio el Real puso el broche a un fin de semana enológico donde la fusión de los vinos con la música, el humor y la gastronomía han abarrotado todas las catas de esta quinta edición del ‘Otoño Enológico’ de la Fundación Caja Rural.

El sumiller Paco Plaza, ya habitual en esta cita, dirigió una cata que comenzó con el verdejo segoviano 921 —nombre que se debe a la altitud de este viñedo de pie franco — . Un vino muy bien elaborado, con aromas intensos de fruta blanca, manzana verde y toques de hinojo característicos de la verdejo, que presentó un gran volumen en boca, con una entrada amable, muy carnoso y un postgusto amargo propio de la variedad.

El segundo vino fue Románico, un tinto de la DO Toro elaborado por los grandes bodegueros de la Familia Eguren, mundialmente conocidos por sus vinos de Teso la Monja. Un Toro con mucho peso de fruta roja y matices elegantes de su paso de seis meses por barrica. Equilibrado, estructurado, con una acidez muy marcada y tanicidad amable, que nada tiene que ver con esos toros fuertes y duros de antaño.

Para cerrar la velada, Sierra Cantabria, un Rioja espectacular elaborado en la bodega que le da nombre y que en nariz mantenía el peso de la fruta, así como, una complejidad aromática aportada por la madera con notas de regaliz, cacao y vainillas. En boca, sedoso, voluminoso, amable y perfectamente equilibrado. Un “vinazo” de esos que acompañarían perfectamente una buena carne roja y un vino de esos para disfrutar en una buena sobremesa.

La nota musical de la noche la aportó el grupo 3 CUPS, un dúo de pop internacional con una sensibilidad y una voz personal que enamoró al público.

Comienza, pues, la recta final del ‘Otoño Enológico’ que a finales de mes cerrará con un balance tremendamente positivo en cuanto a la respuesta de los segovianos que, una vez más, se están implicando con la cultura del vino en este noviembre más vinícola que nunca.

(*) Henar López, es sumiller por la Escuela Internacional de Cocina.

FuenteHernar López 
Compartir