Carteles-Publicidad-Casco-Calle-Real_KAM8550
El casco histórico de Segovia está lleno de cartelería de todo tipo, algo que ahora se pretende regular. / KAMARERO
Publicidad

La nueva Ordenanza municipal reguladora de carteles anunciadores y otros elementos similares instalados en la vía pública en el casco histórico de la ciudad está en boca de todos desde que se inició su tramitación. Hay vecinos que se muestran a favor de retirar dichos carteles, que se colocan en plena calle, impidiendo en ocasiones el paso fluido de la gente y afeando el entorno histórico; pero por otro lado están los hosteleros y comerciantes, quienes consideran necesaria su instalación para atraer a los clientes.

Para estos últimos, prohibir totalmente la instalación de cartelería en el centro de la ciudad sería un error. De hecho, ya el presidente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos, Cándido López, anunció que la AIHS iba a presentar una serie de alegaciones conjuntamente con la Asociación de Comerciantes Segovianos, para evitar la prohibición. La propuesta pasaba por unificar la cartelería, haciendo unos carteles más sencillos y acorde con el centro de la ciudad, que no afearan el entorno.

Sin embargo, según anunció ayer el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Alfonso Reguera, esas alegaciones se han desestimado. Es más, según Reguera se han presentado a la nueva normativa alegaciones por parte de Andrés Ortega, presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES); Cándido López, presidente de la AIHS; Juan Manuel Muñoz, presidente de la Agrupación de Comerciantes Segovianos (ACS); y Javier Figaredo, presidente Asociación DeCalles, y todas las alegaciones han sido desestimadas.

“Lo que alega el ponente es que la actividad de colocar carteles en la calle nunca ha sido autorizada por el Ayuntamiento. Las instalaciones de estas carteleras y la ocupación de la vía pública que conlleva nunca han sido autorizadas por el Ayuntamiento de Segovia —explicó Reguera—. Este tipo de ocupaciones ha proliferado sin solicitud de licencia alguna y lo que se pretende realmente no es prohibir, sino regular de una forma coherente la existencia de estos carteles y la ocupación de la vía pública que producen”.

Asimismo, leyó Reguera, el ponente continúa señalando que “cabe añadir que el presidente de la AIHS, en una entrevista que le hicieron en un periódico local, afirma lo siguiente: «Es verdad que hay veces que la gente choca con los carteles, que entorpece el paso de las personas y que incluso rompen con el entorno del centro de la ciudad»”. “Precisamente estas son las motivaciones, que yo creo que compartimos todos, por lo que se pretende regular esta ocupación”, apuntó el portavoz del equipo de Gobierno.

Por último, recordó que “en varias ciudades Patrimonio de la Humanidad o con cascos históricos importantes o muy turísticos se trabaja en la misma línea de reducción y control de la proliferación de este tipo de cartelería”.
La nueva ordenanza será debatida en el pleno ordinario de mañana viernes.