Desde el recuerdo a Machado

La Casa-Museo del poeta cobró protagonismo en el aniversario de su muerte hace 78 años en la localidad francesa de Collioure

9

Los responsables de la Tertulia de los Martes, desaparecida con la fusión de Caja Segovia en Bankia, como tantas otras actividades culturales, tuvieron la excelente idea hace unos cuantos años de recordar a Don Antonio, a Machado, que residió en Segovia entre 1919 y 1932, todos los 22 de febrero en el aniversario de su muerte, que sucedió durante su penoso aunque corto exilio francés, en la localidad costera de Collioure, hace 78 años. Quisieron recordarle con sus versos e invitar a todo el que quisiera a recitarlos en el patio de entrada de la que fue su pensión segoviana, en la calle Desamparados, adquirida y cuidada con mimo por la Academia de Historia y Arte de San Quirce, que después tomó el relevo a los tertulianos.

Con la colaboración del Ayuntamiento, pues la empresa Turismo de Segovia gestiona las visitas a la Casa-Museo del poeta, San Quirce celebra lo que se ha convertido en un ritual, con razón la concejala Claudia de Santos, afirma que Machado se asemeja para muchos, también en Segovia, a “un santo laico”.

En los últimos años se han sumado a esta ceremonia del recuerdo a Machado desde su obra poética, colectivos como el coro Amadeus, dirigido por Jesús Garcimartín, o el de profesores del Colegio Claret que dirige Llanos Monreal, así como el Centro Social Corpus Fundación Caja Segovia, dirigido por Sonsoles Novo. Pero cada vez son más los ciudadanos, unos anónimos, otros no tanto, que dedican unos minutos a la obra machadiana en este lugar tan especial, como detenido en el tiempo.

Comentaba también esta semana De Santos que la Casa-Museo, además de conservar “el espíritu del poeta”, es un documento etnográfico de primer orden, “un lugar que nos recuerda de dónde venimos, cómo vivíamos hace setenta años”.

Por otro lado, la editorial ‘22 de febrero’, que edita con motivo de esta efeméride un librito sobre Machado y su obra, en esta ocasión ha elegido las coplas ‘Papagayo verde’ y ‘Sobre la maleza’, cuatro sonetos escritos en Rocafort (Valencia) en marzo de 1938 durante una noche de bombardeo y los cuatro que forman la serie ‘La Guerra’, recogidos por Amelia de Paz. Repartió ejemplares entre los asistentes.

Por su parte, César Gutiérrez, de Torreón de Rueda, distribuyó una fotografía que recoge a los poetas Carlos Barral, Caballero Bonald, Luis Marquesán, Jaime Gil de Biedma, Ángel González y Juan Ferraté, en 1959 ante la tumba de Machado, y en el reverso, una carta que éste envió a María Zambrano desde Villa Amparo (en Rocafort) en 1937.