Desarticulan una banda dedicada a manipular vehículos de alta gama

Al menos una de las víctimas era un comprador de Segovia, según la Subdelagación

232

La Guardia Civil de Navarra, en colaboración con la de Segovia ha realizado una operación policial denominada Flyna con la que se ha desmantelado un grupo criminal que operaba en varias provincias, y se dedicaba a realizar estafas en la compraventa de vehículos de ocasión.
La investigación tuvo sus inicios a finales del año 2017, tras recibirse en la Guardia Civil de Navarra información proveniente de la Jefatura Provincial de Tráfico de esa Comunidad, en la que se notificaba una supuesta irregularidad en el cuentakilómetros de un turismo, del que su titular tenía sospechas acerca de una posible manipulación.

Por parte del GIAT de la Agrupación de Tráfico se realizó un estudio de los datos aportados, confirmando dicha manipulación. A raíz de esto se inició una investigación para poder determinar la identidad de los supuestos autores, y localizaron un grupo compuesto por 25 personas entre las que se repartían las tareas.

Los responsables estaban repartidos en Almería, Madrid, Toledo y Levante, si bien, las víctimas de los delitos se encuentran a lo largo de toda la geografía española, incluído Segovia. Usaban un entramado de empresas dedicadas a la compraventa de vehículos, algunas como pantalla, con el fin de no ser detectados y dificultar la labor policial.

La forma de proceder era la compra de un vehículo de alta gama con alto kilometraje para que el precio fuera más asequible. Entraba así en juego un entramado de empresas y personas, lo cual dificultó enormemente la labor policial, debido a que entre ellos simulaban venderse el vehículo. La Guardia Civil reseña que no solo se cometían estafas a los compradores finales, si no que en algunos casos, realizaban una doble estafa, simulando una avería importante en el momento que se disponían a comprar un vehículo, con el fin de lograr rebajar su precio, obteniendo así un beneficio económico aún mayor. Tras finalizar la fase de explotación y analizar todos los datos se ha podido determinar la existencia de un total de 67 vehículos de alta gama que habían sido vendidos con los kilómetros reducidos.

Gracias a esta operación se han esclarecido 86 hechos delictivos desde la propia estafa, así como falsedad documental y usurpación de estado civil.

La mayoría de las víctimas desconocía el estado real de su vehículo, y los mantenían respecto al kilometraje registrado.

Los agentes han comprobado que las reducciones del kilometraje oscilaba entre los 175.000 y 300.000; lo cual además suponía un riesgo para la seguridad de los usuarios de los vehículos.