Denuncian problemas de accesibilidad en la Escuela Oficial de Idiomas

Un alumno manifiesta que es imposible acceder a las aulas sin tener que subir escaleras, una situación que ha hecho abandonar el curso a estudiantes con movilidad reducida

219

“Si no puedes subir escaleras, no puedes estudiar idiomas en Segovia en la EOI”. Con esta frase empieza Pablo Marinero la queja que ha hecho llegar a esta redacción y ha presentado oficialmente en la que se hace eco de los impedimentos que encuentran los estudiantes con movilidad reducida para ir a la Escuela Oficial de Idiomas de Segovia.

Pablo Marinero denuncia las “terribles deficiencias” que en materia de accesibilidad tienen las instalaciones que ocupa la Escuela Oficial de Idiomas de Segovia dentro del instituto Mariano Quintanilla.

La Escuela Oficial de Idiomas sigue sin sede propia y con la promesa eterna de ocupar las dependencias del instituto Ezequiel González, también situado en el barrio de El Salvador, cuando la actividad de este centro de secundaria se traslade al complejo educativo que aún no ha comenzado a construirse en San Lorenzo.

El alumno de la EOI, técnico superior en Administración de Sistemas Informáticos, asegura que “actualmente es imposible acceder a aula alguna sin tener que subir escaleras” y recuerda que la normativa de accesibilidad de la Junta de Castilla y León se aprobó en 1982, pero “37 años después si una persona no puede subir escaleras directamente no puede estudiar en la EOI de Segovia”. Pablo Marinero indica que “hay varios alumnos con dificultades de movilidad” que tienen que hacer “un esfuerzo visible” para acudir a sus clases y relata que el pasado año, una estudiante que sufrió un accidente que la obligó a desplazarse en silla de ruedas medio curso, “no pudo asistir a clase y tuvo que repetir”.

El problema de accesibilidad se trató recientemente en una reunión de delegados donde se expuso que la solución propuesta por la Dirección Provincial de Educación pasa por el futuro traslado al edificio del actual ‘Ezequiel González’. Para Pablo Marinero esta es una solución que, primero, no es inmediata y “puede tardar en materializarse más de una legislatura”, y, segundo, es parcial, ya que según su información, no todas las aulas y servicios de la EOI pasarán a la nueva sede.

Este estudiante de idiomas se muestra indignado ante lo que considera una situación “inasumible y una clara discriminación y negligencia por parte de la Junta de Castilla y León”.