Publicidad

El Ministerio de Defensa espera la aprobación del Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS) para resolver el problema de la gestión del antiguo acuartelamiento de Sancti Spiritu –hoy sede de la Subdelegación de Defensa-, que lleva más de tres años a la espera de dejar estas instalaciones para su traslado al antiguo comedor de tropa de la Academia de Artillería.

El coronel Camilo Vázquez, subdelegado de Defensa en Segovia, explicó que la intención de su departamento, a través del Instituto de Vivienda, Infraestructuras y Equipamiento (INVIED) es conseguir que el plan urbanístico en el que se enmarca el edificio lleve a cabo la recalificación de los terrenos, que la actual normativa etiqueta como de servicios.

La recalificación llevará aparejada la ampliación de la edificabilidad de la parcela, ya que el ministerio ha planteado una propuesta de revisión de los metros cuadrados edificables ya que “había edificios que se han eliminado pero que existen y pueden añadirse a la superficie total”, según explicó el subdelegado.

Mientras tanto, la Subdelegación mantendrá sus instalaciones y servicios en Sancti Spiritu porque “no podemos dejar abandonado el edificio”, en palabras del coronel Vázquez.

En la Academia de Artillería, las obras de adaptación del antiguo comedor de tropa para albergar a la Subdelegación están terminadas, conforme a los planes establecidos por el plan de racionalización de inmuebles aprobado en 2016 por el ministerio de Defensa. La inversión en la adaptación de estas instalaciones superó los 423.000 euros.