Concentración de alumnos de varios institutos. / KAMARERO
Publicidad

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha sostenido este jueves que cree “sin ninguna duda” a las cuatro jóvenes estudiante segovianas que denunciaron una agresión sexual en un viaje de fin de curso a Lisboa (Portugal), y ha defendido el tratamiento “exquisito” que ha dado al asunto, según informa EFE.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el también portavoz de la Junta ha insistido en que en sus declaraciones el jueves, día 3, sobre ese suceso fue “respetuoso y cuidadoso”, aunque si alguien cree que ha podido faltar al respeto a las jóvenes ha pedido perdón.

Cerca de un centenar de personas se concentró el miércoles para pedir responsabilidades a la Junta de Castilla y León y al IES Peñalara de La Granja (Segovia) por el tratamiento de la agresión sexual que denunciaron cuatro menores durante un viaje de fin de curso en Lisboa.

El vicepresidente de la Junta ha explicado en Valladolid que él es responsable de lo que dijo, que es por lo que le tienen que pedir responsabilidades, y no por lo que se dijo desde la Delegación Territorial de la Junta o la Subdelegación del Gobierno en Segovia.

No obstante, ha observado que si en un primer momento se pudo calificar lo sucedido de incidente escolar, lo ha atribuido a la urgencia en reaccionar y “la precipitación que a veces puede conducir a un error” y se cometió, en ese sentido, “un pequeño o gran desliz”.

Ha insistido en “el respeto por encima de todo a las crías”, a las que “cree sin ninguna duda”, y ha confiado en que avancen las investigaciones que se siguen en Portugal, “se detenga” a los autores, se les “juzgue”, y “no se de más vueltas” al asunto.

Las menores estaban en la capital lusa con sus compañeros de clase cuando se produjeron los hechos, el pasado 27 de marzo, en un alojamiento de la ciudad portuguesa, en un caso de supuesta agresión sexual que investiga la Policía, que ha realizados varias detenciones.