El grupo de voluntarios que junto a la escritora, Marisa Alonso, y la ilustradora, Elisabeth Aguillón, llevaron a cabo el proceso de decoración de la zona infantil de la Casa de la Lectura.
El grupo de voluntarios que junto a la escritora, Marisa Alonso, y la ilustradora, Elisabeth Aguillón, llevaron a cabo el proceso de decoración de la zona infantil de la Casa de la Lectura. / Nerea Llorente
Publicidad

La zona infantil de la Casa de la Lectura de Segovia ya luce nueva decoración gracias al trabajo de un grupo de voluntarios que, guiados por las directrices de la ilustradora argentina, Elisabeth Aguillón, inspirada en el cuento infantil ‘UniVersos’ de la escritora segoviana Marisa Alonso, dieron un nuevo aire y, sobre todo, mucho más colorido al área dedicado a los más pequeños.

“Con el poema de ‘La luciérnaga y la luna’ (de ‘UniVersos), Elisabeth ha ido haciendo una continuidad, desde el espacio de la zona infantil hasta la del préstamo de libros, a través dibujos y colores relacionados con el texto”, comentó Alonso orgullosa de que sus escritos inspiren la decoración de otro espacio municipal como ya ocurrió hace un año en una de las paredes de la Biblioteca Pública de Segovia.

“La poesía no es un rollo, de hecho puede ser muy divertida y eso es lo que queremos transmitirles a los niños a través de estas paredes”, dijo la escritora.

Elisabeth Aguillón, en Argentina, lleva a cabo un proyecto de construcción de espacios amigables en hospitales para niños, con esta experiencia y siendo ilustradora del libro de Alonso, era la artista ideal para llevar a cabo la decoración de la blanca sala infantil.

“Nosotros trajimos las ilustraciones del libro y las plasmamos en las paredes, y, al ser colectivo junto a todos los voluntarios que han venido, vamos construyendo la decoración, yo únicamente lo que hago es proponer la dinámica de trabajo e ir haciendo los bocetos para que los pinten”, comentó Aguillón.

Para la ilustradora, el dibujo y el color genera un impacto positivo “dentro de cualquiera de nosotros, tanto niños como adultos”, y, dependiendo de la disposición de los colores, matizando más o menos unas tonalidades determinadas, “se puede calmar, enseñar, llamar la atención, etc. pero lo primero que queremos mostrar es que este es un espacio con infancia”, continuó la argentina. Para ella, en muchas ocasiones, la arquitectura, en lo que respecta a infancia, va acompañada simplemente de diseño inmobiliario, dejando de lado “algo tan importante como la pared, que dice tanto. Ahora hay un cambio gracias al que se utilizan los muros como medio de comunicación”. Esta afirmación fue corroborada por Alonso quien añadió que la intención es que los dibujos animen a los niños a entrar y lo relacionen con “pasárselo bien a través de la lectura”.

“En las paredes, además de dibujos, hay palabras que tienen que ver con la amistad, con los valores, con el hecho de no estar solo, besos, abrazos… todo ello sacado del libro ‘UniVersos’”, sentenció la ilustradora.

Ambas dos, artista y escritora, coincidieron en que, gracias a esta decoración, los niños identificarán claramente cuál es su espacio y se sentirán cómodos en él.

Por otra parte, Marisa Alonso se encuentra inmersa en un nuevo proyecto junto a Cristina Oleby y Pilar Martín basado en un espectáculo de luz negra que se podrá disfrutar el próximo viernes, 15 de febrero, en la Biblioteca Pública de Segovia a las 19.00 horas y el sábado 23 en Otero de Herreros.