David Faraco vuelve a casa

El titiritero segoviano ha estrenado “The house” junto a la danesa Sofie Krog

22

Con el ‘subidón’ del estreno de “The house”, la obra que ha puesto en pie con la danesa Sofie Krog, aún intacto, después de dos sólo funciones, el titiritero segoviano David Faraco describe, entre ensayos, tareas de montaje y desmontaje y nuevas funciones, su vuelta a casa, a un festival que ha sido el suyo durante los largos años en que ha colaborado en la organización, junto a Julio Michel.

El domingo, en el estreno en el Museo Esteban Vicente, se notaba el cariño, pero también el grado de exigencia. “No era tanto por el día del estreno, sino por estos tres días en general; sé que los van a ver muchos titiriteros, que puede haber críticas… y aunque creíamos que presentábamos un trabajo digno, siempre tienes esa duda”, comenta.

La situación se complicaba además con otros factores. Para Sofie Krog era el primer montaje después de la impactante y exitosa “Diva”; para David Faraco, habitual colaborador de compañías como Libélula o la Nao d’amores de Ana Zamora, la primera vez que, como él dice, se muestra en un trabajo sin ningún tapujo, en un proyecto propio, en el que las decisiones son suyas.

El resultado ha sido satisfactorio. “El proceso ha sido muy duro, ha durado como cinco años, y sólo haber parido el proyecto ya es para estar contento”, confiesa, mientras explica el largo proceso que ha llevado a “The house”, esa casa que descubre los secretos más íntimos de sus habitantes. “Cuando conocí a Sofie nos propusimos hacer un espectáculo juntos, pero durante mucho tiempo han sido sólo ideas sobre las que hemos improvisando, creando todo nosotros, desde el texto a la música”, describe.

una casa “Sofie suele tener en la cabeza imágenes, atmósferas… y un día dijo: tengo en la cabeza una casa; yo fui trasladando esas imágenes a una estructura física, a medida que ella me daba esas ideas, una casa que guarda secretos y termina por contarlos”, comenta Faraco, para añadir que después nacieron los distintos muñecos, de guante, una técnica que Sofie Krog nunca había usado, y con ellos los textos, las distintas escenas.

Parida la criatura, Faraco confía en que el niño siga creciendo. “La gente en la que confío cree que tenemos una buena base para que el espectáculo vaya creciendo, incorporando cosas, disfrutando…”, subraya. A partir de aquí, ya tienen prevista la presentación del espectáculo en Dinamarca; “desde ahí, presentando el video y la documentación, pensamos que podemos rodar el espectáculo por muchos países donde están esperando el nuevo trabajo de Sofie, como Canadá, Estados Unidos, Japón, Finlandia, Suecia o Alemania”. Sin descartar España, por donde seguro también girará la espectacular casa construida por Sofie Krog y David Faraco.