El conjunto histórico de la plaza de Santa Eulalia agrupa todas las edificaciones que la rodean. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La plaza de Santa Eulalia está cada vez más cerca de ser declarada Bien de Interés Cultural, pues la Junta de Castilla y León ha reiniciado el procedimiento para conseguir dicha declaración, a través de una resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo, fechada el 14 de diciembre de 2018, publicada esta semana en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El objetivo de la Junta al incoar este procedimiento es que la plaza de Santa Eulalia sea calificada como BIC con la categoría de conjunto histórico. Para ello, hace un recorrido por la historia de la plaza, recordando que “el arrabal de Santa Eulalia constituye un singular ejemplo de arrabal de mercado, que conserva y mantiene en gran medida la huella y memoria histórica de este tipo de asentamientos. Con centro en la plaza de Santa Eulalia, conserva la iglesia del mismo nombre y alguno de los soportales de la antigua plaza, así como interesantes ejemplos de arquitectura civil de los siglos XVI y XVII y de arquitectura popular urbana desarrollada hasta el siglo XIX”.

Y es que la delimitación del conjunto histórico que persigue convertirse en Bien de Interés Cultural incluye tanto la plaza como todas las edificaciones que la rodean y la iglesia de Santa Eulalia, un templo de origen románico del siglo XII, muy transformado en la época barroca del siglo XVII, especialmente su interior. Se trata de un templo de tres naves con bóvedas con lunetos y cúpula barroca sobre pechinas, cuyos ábsides de la Epístola y del Evangelio datan de la época del románico.

Textualmente, la resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural afirma que “la delimitación del conjunto histórico de la plaza de Santa Eulalia responde a una forma poligonal que agrupa todas las edificaciones que flanquean la plaza y la iglesia del mismo nombre. El emplazamiento de la plaza se caracteriza por el desnivel entre el Camino Real de los Arrabales o camino del Mercado (actual calle José Zorrilla) y el arroyo Clamores, en la actualidad soterrado, y queda delimitado al este por las calles Buitrago, Alférez Provisional, al oeste por las calles Muerte y Vida y José Zorrilla, al norte por la manzana catastral urbana entre la plaza Somorrostro y la plaza de Santa Eulalia y al sur por la Iglesia de Santa Eulalia y las edificaciones que asoman a la calle peldaños”.

“La delimitación del conjunto histórico recoge principalmente las edificaciones que conforman el paisaje visual de la plaza de Santa Eulalia —añade la resolución—, incluyendo las perspectivas de la plaza desde los principales recorridos del eje norte-sur de las calles Buitrago – Alférez Provisional y también por el eje norte-sur de las calles Muerte y Vida – José Zorrilla. También conforman visualmente este espacio las edificaciones que asoman a otros ejes visuales de menor relevancia, como los de las calles Relojeros – San Antón y Escolares y Peldaños”.
La declaración BIC de la plaza de Santa Eulalia ha sido reclamada por colectivos vecinales y culturales de la ciudad en infinidad de ocasiones, pero el expediente estaba paralizado desde hace años.