04-1kama_Ayuntamiento-Pleno_KAM8813
Jesús García Zamora, concejal de Medio Ambiente, entre la alcaldesa y la concejala de Gobierno Interior y Personal, escucha la intervención del portavoz de IU. / Kamarero
Publicidad

El Partido Popular había sacado de la chistera la propuesta de dejar sobre la mesa la aprobación del pliego que regirá la contratación del servicio de limpieza urbana y recogida de residuos, alegando el poco tiempo que la oposición ha tenido para estudiar en detalle el documento. Solo los dos concejales de Centrados en Segovia respaldaron la medida y finalmente no fue necesario que Jesús García Zamora, concejal de Medio Ambiente, hiciera magia —aunque el popular Juan Antonio Miranda le llamó “mago” en un momento del debate— para conseguir que el pleno municipal aprobase su propuesta, eso sí solo gracias a los doce votos de los ediles socialistas y la abstención reprobadora del resto.

García Zamora llegó a pedir disculpas por no haber convocado una reunión previa, a la que se había comprometido, pero aseguró que tenía la conciencia tranquila porque el pliego recoge todas las aportaciones de la oposición en las que se ha alcanzado un consenso.

Juan Antonio Miranda (Partido Popular)
«Lo que dice tiene un estribillo bonito pero un político debe conocer todo lo que aprueba»

Con esta aprobación se abre el procedimiento de adjudicación. Ahora tendrá que publicarse el correspondiente anuncio en los boletines oficiales y en la plataforma de contratación del sector público. Todo indica que el trámite hasta la adjudicación del servicio y la firma del contrato llevará varios meses. La incógnita es si será antes de las elecciones municipales.

La corporación dio también el visto bueno en este mismo punto del pleno a la memoria justificativa del contrato, el estudio económico, el presupuesto estimado, que asciende a 74.611.467,65 euros (IVA excluido) y al gasto plurianual.

Mª José García (Ciudadanos)
«Se podría haber incluido la moción de Cs sobre limpieza integral de la ciudad»

El edil socialista recordó los principales objetivos generales del nuevo contrato: “lograr y mantener elevados estándares de calidad en el servicio y en el reciclaje y separación de residuos” y defendió un periodo de vigencia de diez años por la importante inversión en vehículos “más ecológicos”, así como la adquisición de nuevos contenedores e incorporación de nuevos sistemas y tecnología “para dar una respuesta eficaz y rápida, minimizar ruido, generar menos molestias”.

Cosme Aranguren (Centrados)
«Se ha trabajado a conciencia, a pesar del parón para adaptar el pliego a la nueva Ley»

Explicó, además, que la nueva adjudicataria tendrá en cuenta la singularidad del casco histórico y recordó varias mejoras, entre ellas un proyecto piloto con el quinto contenedor o contenedor marrón para la fracción orgánica de residuos domésticos y de hostelería, mercados, etc. Otras son la incorporación de sistemas para luchar contra la presencia de excrementos de mascotas en la vía pública o la limpieza de manchas de aceite, chicles, etc.

En presencia de una decena de representantes de la plantilla de la actual concesionaria del servicio, recalcó una vez más no solo el mantenimiento del empleo sino también de la calidad del mismo, fijando el coste de la mano de obra anual en más de cuatro millones de euros.

García Zamora hizo hincapié en el control de la ejecución de todos los servicios desde el Ayuntamiento a través de indicadores objetivos y de encuestas de satisfacción de los ciudadanos.

Por otro lado, informó de que el 1% del valor total del contrato, alrededor de 740.000 euros durante el periodo en vigor, se destinará a campañas de información y sensibilización dirigidas a la ciudadanía.

Ángel Galindo (IU)
«Valoramos positivamente que puntúen las cláusulas sociales en el pliego»

Miranda, que intervino como portavoz del Grupo Popular en este asunto, insistió en pedir más tiempo, hasta el pleno de diciembre, para estudiar en detalle un documento de más de 1.900 páginas y para que, por ejemplo, los técnicos expliquen cómo se va a llevar a la práctica el plan de control de calidad o qué objetivos se marcan para los 63 puntos de vertidos incontrolados detectados. Además, dijo que el Gobierno municipal debería haber sido “un poco más valiente” en cuanto a las soluciones específicas para el casco histórico, en lugar de dejarlo en manos de la adjudicataria.

Ciudadanos echa en falta en el pliego un programa de limpieza integral de la ciudad “para algunos elementos, como columnas de soportales en los que no basta con el tratamiento con chorro de agua”. La formación naranja no consiguió el respaldo del resto de la oposición a la moción en la que inicialmente pedía la implantación como experiencia piloto de una máquina de reciclaje de envases utilizando el método de depósito, devolución y retorno, aunque la portavoz, Mª José García Orejana cambió sobre la marcha el contenido de la propuesta y se mostró abierta a otro sistema como papeleras amarillas.

Desde Centrados en Segovia Cosme Aranguren preguntó sobre la tasa de basuras municipal que, según dijo, solo cubrirá el 50% del coste del servicio. El concejal de Medio Ambiente le respondió que esta tasa se destina únicamente a la recogida, transporte vertido y tratamiento de residuos.

Gestión directa

Por su parte, el portavoz de IU, Ángel Galindo, reconoció que aunque inicialmente se mostró partidario de que el Ayuntamiento asumiera directamente la gestión de este servicio, el interventor municipal consiguió convencerle de la imposibilidad de hacerlo en este momento, entre otros motivos por la normativa existente.