Publicidad

La primera ola de frío que ha sufrido Segovia en los últimos días, sin que aún haya llegado el invierno, deja un triste balance, ya que en menos de una semana se han registrado cuatro incendios, que han afectado a diez viviendas, y han causado la muerte de una persona por inhalación de monóxido de carbono. Las bajas temperaturas a las que han llegado los termómetros estos días, principalmente por las noches, con mínimas bajo cero, y la coincidencia con el puente festivo de la Constitución y la Inmaculada, han obligado a poner en marcha sistemas que generan calor, sobre todo chimeneas, con un mantenimiento que deja mucho que desear y con poco uso, o solo en periodos vacacionales. Esto unido, a que las viviendas afectadas por el fuego, en su mayoría, son antiguas, con instalaciones en desuso o mal conservadas, y la necesidad de obtener calor en poco tiempo con equipos que no reúnen las mejores condiciones, son las causas probables de los incidentes que se han registrado estos días en diferentes puntos de la provincia, según explica a esta Redacción el jefe de Bomberos de Segovia, José Luis de Pozo.

El primer incendio se produjo el pasado miércoles 6 de diciembre, Día de la Constitución, en Fuenterrebollo, cuando a media tarde el fuego asoló tres viviendas ubicadas en la travesía del pueblo, una de ellas habitada, siendo desalojados sus ocupantes. La estructura de madera de las viviendas facilitó la propagación de las llamas. Al día siguiente, el fuego se reactivó, llegando a una cuarta vivienda, sin que se registraran daños importantes.

Y el sábado 9, la pequeña localidad de La Losa se despertaba con la triste noticia del fallecimiento de un hombre de 54 años, Gonzalo Arribas Sanz, tras producirse un pequeño incendio en su domicilio de la plaza de Los Espejos de La Losa. Todo apunta a que la causa de la muerte fue la inhalación de monóxido de carbono, ya que cuando llegaron los bomberos el incendio ya estaba apagado, sin que se registraran daños materiales. El hecho provocó una gran consternación en La Losa, ya que el fallecido era el padre del jugador de la Gimnástica Segoviana, Dani Arribas Sacristán, también concejal en el Ayuntamiento.

Dos días después, la localidad de la comarca de Turégano, Sauquillo de Cabezas, se convertía en protagonista, ya que un incendio producido en una vivienda de la calle Segovia arrasaba tres casas y llegaba a una cuarta. El único ocupante del inmueble en el que se originó el fuego, David, se mostraba desolado por la situación, ya que había rehabilitado su casa, en la que había puesto toda su ilusión desde que hace seis años regresó a Sauquillo de Alicante: “Es volver a empezar, sin dinero, sin trabajo y sin casa”, manifestaba.

El martes, de nuevo las llamas causaron daños en una vivienda habitada, esta vez en un chalé de Navas de Riofrío, afectando el fuego a un porche, al salón y a la cocina de la casa, sin que hubiera que lamentar daños personales.

Cuatro incendios en seis días que han generado alarma y han puesto en alerta a ciudadanos y administraciones.

JOSÉ LUIS DEL POZO

El jefe de los Bomberos de Segovia, José Luis del Pozo, afirma que los incendios en viviendas registrados en los últimos días “son habituales en periodos de invierno”, aunque admite que se han concentrado en un espacio de tiempo corro, debido a varias coincidencias. “La mayoría de las casas en las que se ha producido el fuego son antiguas, segundas residencias, prácticamente deshabitadas a lo largo del año, y han sido ocupadas en un puente festivo que ha hecho frío y con instalaciones que no están en perfecto mantenimiento”, explica Del Pozo. “Si a esto le añadimos que casi todas estas casas tienen muchos elementos de madera, no correctamente utilizada, porque nunca se piensa que le puede pasar a uno, pues el riesgo crece”, apunta.

Del Pozo señala que, además de que las chimeneas o estufas que se utilizan en estas casas no se mantienen en las condiciones más adecuadas, los ocupantes quieren alcanzar una buena temperatura lo antes posible, “y se recalientan en exceso los materiales con los que están hechos las chimeneas, soportando temperaturas excesivas que pueden derivar en un incendio”. En este sentido, el jefe de los bomberos segovianos aconseja que las instalaciones tengan un buen mantenimiento, se revisen y se utilicen correctamente. “Es un tema de conciencia”, asegura José Luis del Pozo. De hecho, ha anunciado que el Ayuntamiento de Segovia está preparando un tríptico con consejos para los ciudadanos para evitar incendios en sus viviendas. Este folletos se sumarán a las recomendaciones que todos los inviernos realiza el Consistorio de la capital, en el sentido de animar a los segovianos a revisar sus instalaciones de calefacción, como chimeneas, gas y calderas, así como el mantenimiento de los populares braseros.

También habla del riesgo que conlleva echar cenizas y brasas a los contenedores de residuos, ya que pueden activarse si no están completamente apagadas, y propagarse con el material que contienen. Y desde el Ayuntamiento de Segovia aconsejan asimismo establecer detectores de humo en las viviendas, para evitar situaciones extremas.

Compartir