Fachada de la Residencia Asistida de la Tercera Edad, ubicada en la carretera de Soria. / Kamarero
Publicidad

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama doce técnicos más de cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) para la Residencia Asistida de la Tercera Edad de Segovia y denuncia “la carga de trabajo inasumible a la que se encuentran sometidos”, ya que la plantilla actual no ha sufrido variación en más de una década —con 112 auxiliares de jornada completa y 8 de tercio de jornada—, mientras que entre los usuarios sí ha aumentado el grado de dependencia, con 300 residentes totalmente dependientes en este momento.

CSIF remarca a través de una nota de prensa que esto supone 2,6 auxiliares de enfermería por residente, una de las peores ratios entre las residencias dependientes de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

El calendario laboral del centro para el año 2019 “impuesto por la dirección”, dota unos mínimos de 4 o 5 auxiliares por planta en el turno de tarde para 80 residentes, personal que a CSIF le parece “muy insuficiente”, ya que considera que para que haya una buena atención serían necesarios 6 auxiliares por planta.

En cuanto al turno de mañana, “se trabaja a mínimos funcionales todos los días, lo que supone una sobrecarga de trabajo y un desgaste físico y psíquico excesivo para este colectivo”, sostiene el sindicato.

Por lo tanto, “en defensa de la calidad en el servicio público, al que tienen derecho los usuarios, y a la insostenible carga de trabajo a la que estamos sometidos los trabajadores, reclamamos un aumento inmediato de plantilla, como mínimo de un auxiliar en el turno de tarde en cada una de las cuatro plantas, y 2 en el turno de mañana por planta, para no poner en riesgo la seguridad y salud de los trabajadores, y poder garantizar una asistencia básica e integral a los residentes, derecho que recoge la actual ley de dependencia”, sostiene CSIF.

Residencia Mixta

En cuanto a la Residencia Mixta de la Tercera Edad de Segovia, las deficiencias estructurales del edificio impiden la utilización de ayudas técnicas, “circunstancia que requiere una dotación superior de personal para poder compensar esas deficiencias, y llevar a cabo el desarrollo normal del trabajo diario sin poner en riesgo tanto a trabajadores como a usuarios”.

Ante esta situación, CSIF solicitó el 29 de noviembre una reunión urgente con la gerente de Servicios Sociales de Segovia, para comunicarle “la situación extrema en la que se encuentra el colectivo de técnicos de auxiliares de enfermería de los dos centros residenciales de Segovia, reunión que no se nos ha concedido y que demandamos”.