fes-cruz-roja
Empresarios y miembros de Cruz Roja analizaron los perfiles que las empresas quieren cubrir y sus necesidades. / N. LLORENTE
Publicidad

Cruz Roja y la Federación Empresarial Segoviana (FES) celebraron ayer una mesa de diálogo para analizar medidas que mejoren la empleabilidad y hacerlo centrándose en sectores emergentes, con el objetivo de crear un mercado laboral más inclusivo, en el que la gestión de la diversidad, las medidas de conciliación laboral y corresponsabilidad y la valoración del talento sean los ejes.

María Luisa de Pablos, coordinadora del Plan de Empleo de Cruz Roja Segovia, apuntó que “las empresas han ido dando sus perspectivas y han empezado a hablar de aquellos puestos que son difíciles de cubrir o que creen que pueden necesitar. Con respecto a lo que les es difícil cubrir, ha salido mucho lo de operario de mantenimiento, porque parece ser que por la disponibilidad no llegan a cubrir esos puestos de trabajo; y respecto a las competencias que van a necesitar, nos hablan del manejo de las nuevas tecnologías o dispositivos de acceso a nuevas tecnologías de cualquier tipo y el manejo también el inglés; y como puestos emergentes hablan de puestos muy transversales, que tengan cierta flexibilidad”.

Para los trabajadores del Plan de Empleo de Cruz Roja, la jornada de ayer, en la que participaron representantes de la comunidad empresarial, era muy importante para “escuchar a las empresas y saber qué puestos son los emergentes y qué competencias y perfiles van a necesitar de cara al futuro”, añadió De Pablos, “con el objetivo de recabar esa información y trasladarla a nuestros proyectos de empleo”.

PLAN DE EMPLEO Respecto al Plan de Empleo de Cruz Roja Segovia, recordó la coordinadora que lleva en funcionamiento 18 años y se dirige tanto a personas como a empresas, pues “de esa colaboración con las empresas obtenemos información y eso lo trasladamos a las personas que vienen a buscar empleo o adaptamos nuestros planes formativos y las orientaciones laborales que hacemos”.

En el año 2017, este programa de la oenegé trabajó con más de 700 personas en la capital y la provincia —“estamos en El Espinar, en Cantalejo y este año ampliamos a Cuéllar”, anunció De Pablos— y la tasa de inserción fue de más del 50 por ciento. El 57 por ciento de las personas atendidas eran mujeres (hay un programa específico para ellas) y la tasa de inserción más elevada fue la de este colectivo.

En cuanto a las personas que acuden a Cruz Roja para encontrar un trabajo, explicó que “vienen perfiles muy diversos, pero normalmente es gente de baja cualificación. Los últimos años estamos también trabajando con jóvenes, jóvenes de baja cualificación, que no han terminado los estudios; parados de larga duración; mayores de 55 años… desempleados en general”.

Respecto a la inserción laboral que consiguen, De Pablos afirmó que es cada vez más alta, pero “nos gustaría que la calidad de la inserción fuera otra, que la gente no entrara y saliera tanto de los itinerarios que les proponemos, sino que se insertaran y no volvieran; pero la calidad [del empleo logrado y de los contratos que se ofrecen] sigue siendo muy baja, no les permiten tener una continuidad, con lo cual están viniendo continuamente al servicio”, lamentó.