José Ignacio de Luis Páez, frente a la fachada de la sede provincial./ KAMARERO
Publicidad

El proceso electoral para la renovación de los órganos directivos del Comité Provincial de Cruz Roja en Segovia ha dejado aún vacante la presidencia de esta organización, al no haber alcanzado las dos candidaturas presentadas los avales marcados para su presentación. Esta situación ha obligado al Comité Autonómico a designar de forma provisional un delegado especial al frente del Comité Provincial, en la persona de José Ignacio de Luis Páez, que desde hace unas pocas fechas ocupa esta responsabilidad.

En su primer encuentro ante los medios de comunicación, De Luis señaló que su papel como delegado es “provisional”, y su principal tarea en este tiempo será la de buscar el “consenso” entre las dos candidaturas presentadas a la presidencia del Comité Provincial; encabezadas por el que ha sido hasta ahora presidente provincial José Luis Montero Montalvillo y por Ángel Nieto Díez, uno  de los dirigentes históricos de la organización en Segovia.

Así, expresó su confianza en que ambas candidaturas puedan llegar a un acuerdo de manera que Cruz Roja “pueda tener un nuevo presidente antes de Navidades”, según sus propias palabras.

Mientras tanto, el delegado especial aportará toda su experiencia como voluntario de la institución desde hace más de cuatro décadas para que la amplia cartera de servicios asistenciales que Cruz Roja desempeña en la provincia siga prestando atención a los colectivos menos favorecidos.

Sobre este aspecto, señaló su especial interés por afrontar el reto de la atención a las personas mayores en sus domicilios, aplicando para ello programas de teleasistencia de segunda generación con sistemas biométricos para el acompañamiento y la localización; así como el refuerzo de las visitas domiciliarias. Todo ello va orientado a conseguir que las personas mayores puedan tener el mayor grado de autonomía dentro de sus domicilios como alternativa a la atención residencial.

Por otra parte, destacó el esfuerzo que Cruz Roja realiza en programas como atención a los drogodependientes, empleo y las ayudas a las familias con menores;  así como la formación de cara a responder ‘a la carta’ la demanda de las empresas colaboradoras.

En cuanto a los recursos humanos, De Luis manifestó su satisfacción por el número de voluntarios que trabajan en la provincia, con 713 hombres y mujeres que colaboran en los distintos proyectos asistenciales, a los que se suman los 73 jóvenes de Cruz Roja Juventud. Pese a ello, puso de manifiesto la necesidad de conseguir mayor colaboración en las zonas rurales para detectar todos aquellos problemas que surgen en los núcleos de población más aislados. También valoró el elevado número de socios en la provincia, que alcanza ya los 7.800, con cuyos recursos “podemos llegar donde no alcanzamos con otros recursos”.

Un total de 120 refugiados fueron atendidos por Cruz Roja en 2018

Muchas personas que buscan refugio en la Unión Europea están siendo rechazadas en las fronteras, en ocasiones, sin tener en cuenta su situación, ni la necesidad de garantizar su seguridad y protección, en oposición directa a uno de los principios fundamentales de la Convención sobre Refugiados de 1951. Esta situación, unida a la escasez de vías legales, implica mayores riesgos para la seguridad de las personas refugiadas. En el Día Mundial del Refugiado, Cruz Roja recuerda la importancia de que los estados renueven y fortalezcan su compromiso con la Convención de Refugiados de 1951, reforzando los pilares de un enfoque coordinado a largo plazo para proteger a las personas refugiadas. Este enfoque debería asegurar la existencia de vías legales y seguras para que el derecho de asilo sea una realidad en Europa.
Cruz Roja Española en Segovia trabaja desde hace 3 años, con las personas solicitantes y beneficiarias de proteccion internacional, desarrollando una amplia respuesta humanitaria para apoyarlas en los procesos de acogida e integración.
En Segovia, las nacionalidades mayoritarias de las personas atendidas por Cruz Roja en 2018 han sido venezolanas (el 42,5%), sirios (el 10,83%), colombianos (el 9.1%) y hondureños (el 6,66%). El 43.33% de las personas atendidas fueron mujeres y el 56,66 hombres.
La intervención de Cruz Roja consta de varias fases que cubren desde la primera acogida hasta la integración y la autonomía de los participantes, con una duración aproximada de 18 a 24 meses.