Publicidad

La Cofradía de la Venerable y Santa Esclavitud del Cristo de los Gascones se ha remangado para poner en marcha uno de sus proyectos más ambiciosos y que una vez concluido servirá para proteger y realzar la sencilla y emotiva belleza de la imagen románica que desde hace siglos custodia y venera durante la Semana Santa.

La hermosa urna barroca que guarda en su interior al Cristo de los Gascones en su recorrido procesional del Viernes Santo será objeto de una profunda restauración que se prolongará durante los próximos tres meses, en la que la cofradía invertirá 15.000 euros no sólo para devolverle su aspecto original, sino para consolidar su estructura, muy deteriorada por el paso del tiempo.

Miguel Hernández Alvarez, presidente de la cofradía  explicó que el proyecto es uno de los más importantes que ha emprendido en los últimos años, y que obligará a realizar un esfuerzo económico importante para poder llevarlo a cabo. La empresa de restauración segoviana Duecento será la responsable de realizar la obra, centrada en la reposición de algunas piezas de la estructura desprendidas y la homogeneización del recubrimiento de pan de oro, que en algunas zonas presenta tonos desiguales.

Antes de encomendar la obra, Hernández explicó que la cofradía consultó a algunos expertos para evaluar el estado general de la urna, y la opinión común de todos ellos fue que está “muy dañada” tanto por el paso del tiempo como por el efecto de los miles de desfiles procesionales realizados durante décadas. Los trabajos de restauración comenzarán la próxima semana, ya que los técnicos de la empresa han considerado que los meses estivales son los más adecuados para poder trabajar, ya que la restauración de la urna se realizará en la propia sede de la cofradía en la iglesia de San Justo.

El alto coste de la restauración hace inasumible a la cofradía poder sufragar los gastos por si misma, por lo que ha solicitado a sus cerca de medio millar de cofrades la colaboración económica a través de una carta enviada por la directiva en la que dan a conocer el proyecto y reclaman la posibilidad de ofrecer un donativo a tal fin.  Hernández señaló que la nueva directiva de la cofradía ha comenzado a contactar con instituciones como el Ayuntamiento y la Diputación para poder  recabar apoyos públicos, sin olvidar tampoco la iniciativa privada. Sobre este aspecto, el presidente de la cofradía señaló que estas donaciones pueden ser deducibles del IRPF, lo cual es un aliciente para los futuros donantes.

La cofradía ha habilitado un número de cuenta para los interesados en realizar donaciones en Caja Rural con el número ES39 3060 1028 5621 9765 3526.

Compartir