05-1-Día-del-Niño-día-del-pijama-El-Carracillo
Alumnos del CRA El Carracillo, con sus pijamas y el corderito que está criando Samuel con la ayuda de su perra. / E. A.
Publicidad

Los alumnos del Centro Rural Agrupado (CRA) El Carracillo, con sede en Sanchonuño, acudieron ayer a clase en pijama, como gesto de solidaridad con los niños que crecen internos en residencias esperando una familia de acogida.

El colegio El Carracillo es uno de los centros españoles que ayer, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos del Niño, celebró el Día Nacional Del Pijama, una iniciativa de la Asociación Estatal de Acogimiento familiar, ASEA, de la que en esta provincia se hace eco AFASEGO.

Según datos facilitados por ASEAF hay unos 40.000 menores tutelados por la Administración en España y de ellos 14.000 viven en residencias a la espera de una familia. Por eso, ASEAF quiere “crear cultura de acogimiento, empezando por dar a conocer esta realidad en los centros educativos, a lo más pequeños y a sus familias, y proponer la familia acogedora como un modelo más de familia”, tal y como ha explicado su presidenta, María Arauz de Robles.

La organización explica que estos menores se encuentran en centros residenciales debido a que sus padres, por circunstancias personales o sociales graves no pueden hacerse cargo de ellos y son tutelados por el Estado. ASEAF subraya que el acogimiento familiar es la solución “por derecho” para estos niños y niñas, proporcionándoles el entorno de estabilidad y afecto que todo ser humano necesita para desarrollarse plenamente.

El Día Nacional del Pijama es ya una realidad consolidada en Portugal, donde se celebra desde hace 20 años, mientras que en España se estrenó el pasado año con la participación de siete colegios de Madrid, Zaragoza y Segovia.

El uso del pijama hace alusión al momento en que los niños se sienten protegidos por la noche en su hogar y con su familia, un momento de “intimidad familiar y que todo niño tiene derecho a vivir”, añade De Robles.

Samuel y el corderito

Las representantes de AFASEGO explican que en el centro ‘El Carracillo’ “hemos disfrutado de la historia que nos ha contado Samuel, un niño que ha vivido con tres niños de acogida, y él ahora con sus ocho años es familia de acogida de un corderito, al que alimenta, cuida y con el que juega”.
El dueño del animal buscó una familia que quisiera criarlo porque la madre había muerto y había que alimentarlo con biberón cada pocas horas. Así fue a parar a casa de Samuel, donde de forma natural su perra que acababa de parir empezó a alimentarlo como uno más de su camada.