Crece el número de incendios aunque se reduce la superficie afectada

En total se registraron 117 fuegos en toda la provincia, que quemaron 173 hectáreas

0

La superficie afectada por los incendios en la provincia de Segovia el pasado verano se ha reducido respecto al año anterior, aunque creció el número de fuegos registrados.

Así se desprende del balance de la campaña contra incendios forestales del año 2014 presentada ayer por el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar. Según sus datos se registraron 65 incendios forestales, del total de 117 que se contabilizaron. La superficie forestal que se quemó en estos incendios se cifra en 117,53 hectáreas, un 12 % menos que en 2013, y el terreno no forestal afectado fue de 17,24. Los 52 incendios no forestales registrados afectaron a 39,20 hectáreas.

Acompañado del jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Ignacio Quintanilla, y de la jefa de la Sección de Protección de la Naturaleza, Marta Jerez, el delegado calificó la campaña como “buena” y transmitió su agradecimiento “tanto a los profesionales y voluntarios que han participado en las tareas de extinción, como a los que han vigilado, y también a los ciudadanos que vieron un incendio y avisaron, a todos los que han sido prudentes en el uso del fuego y a los medios de comunicación que alertaron en los días de más peligro”.

Aunque el número total de incendios forestales se ha incrementado un 7,7 % con respecto al año pasado (65 incendios frente a 60 de 2013), la eficacia y la rapidez de la actuación del operativo ha aumentado, pues en el 77 % de los casos han resultado ser conatos, es decir, fuegos de menos de una hectárea.

Aparte del elevado porcentaje de conatos, Segovia solo ha registrado un incendio forestal de nivel 1, que se produjo el 8 de agosto en el municipio de Pinarejos y quemó un total de 28,59 hectáreas. La mayor parte se resolvieron en un tiempo corto.

En la campaña que acaba de finalizar, el operativo de extinción de incendios en la provincia consiguió controlar 52 fuegos en menos de una hora, y extinguir 91 en menos de tres horas, un 77,7 % del total. Estos “buenos datos” responden a la eficacia del operativo contra incendios, a la colaboración ciudadana y la concienciación ambiental de los vecinos, sin olvidar el trabajo de las labores preventivas como desbroces, quemas controladas, e investigación de causas, entre otras.

Del cómputo global de incendios forestales, solo el 14 % se deben a causas naturales derivadas de la actividad tormentosa. El resto de los forestales se debieron a la acción del hombre por accidente, negligencia o intencionalidad. En cifras, el 23 % de los incendios son de carácter intencionado, el 61 % por negligencia y accidentes y el 2 % restante, de origen desconocido.

Más vigilancia para las granjas avícolas

Al contrario que ocurriera en anteriores veranos, en los que las incidencias de las máquinas cosechadoras sobre los incendios, este año han generado una mayor preocupación por su protagonismo, las granjas avícolas.

Precisamente el fuego que más terreno devastó y que llegó a obligar que se declara el nivel 1 tuvo lugar en Pinarejos. El origen estuvo en una granja avícola, según señaló entonces el Servicio de Medio Ambiente, y ayer confirmó la Delegación Territorial de la Junta.

No fue el único. También otro ocurrido pocos días después en el término municipal de Cuéllar parece que tuvo un origen similar: una chispa procedente del sistema de calefacción.

En este sentido, el delegado territorial de la Junta destacó que el Servicio Territorial de Medio Ambiente pondrá en marcha el ‘Plan de prevención de incendios forestales causados por granjas avícolas’. Se trata de una campaña específica de información e inspección de las granjas avícolas de la provincia para verificar que reúnen las preceptivas condiciones de seguridad y, “en caso contrario, proceder las actuaciones que sean necesarias para corregir esta situación”, dijo el delegado de la Junta.

El plan contará con la colaboración del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería, que facilitará los datos referentes a estas granjas para que los técnicos de Medio Ambiente elaboren un censo. La Sección de Protección Ambiental revisará los expedientes de licencia ambiental y solicitará a los ayuntamientos, mediante una encuesta, los datos relativos a estas licencias.

Por su parte, los agentes medioambientales realizarán un trabajo de campo, en el que visitarán las explotaciones para examinar su estado e informarán a los trabajadores sobre las medidas de autoprotección y normativa que deben cumplir. Para finalizar, la Sección de Protección de la Naturaleza revisará y analizará los incendios del último decenio que hayan tenido como causa o lugar de origen las explotaciones ganaderas de la provincia.