Concentracion-Trabajadores-Correos_KAM8374
Los trabajadores de Correos ya han realizado más protestas durante los últimos años debido a su situación laboral. / KAMARERO
Publicidad

Los trabajadores de Correos siguen en pie de guerra, ya que no ven mejoras laborales sino más bien al contrario, ven cómo el servicio sigue estancado en el pasado, sin avanzar hacia nuevas líneas de mercado y cada vez con menos trabajadores y contratos más precarios. Por ello, continuarán con las protestas, los paros y, si nada cambia, con varias jornadas de huelga a finales de año, según anunciaron ayer los sindicatos convocantes de estas protestas, CCOO, UGT y CSIF, que suman el 85 por ciento de la representación de los trabajadores de Correos.

El secretario provincial de Correos de CCOO, Nacho García, explicó que el próximo paro parcial —ya se realizó uno el pasado 4 de mayo— se llevará a cabo el 7 de junio, jueves. Durante esa jornada, se hará un paro de dos horas en los tres turnos, que coincidirá con las últimas horas para aquellos que trabajan de noche y de mañana y con las dos primeras para los del turno de tarde. Asimismo, habrá una concentración a las 13.30 horas frente a la Subdelegación del Gobierno en Segovia.

Además, dijo, a finales de mes habrá también concentraciones de los delegados de Correos en la Comunidad; y ya se está planteando ir a la huelga en noviembre, con un paro de 24 horas, y en diciembre, “con un paro de dos días, teniendo en cuenta que en diciembre se desarrolla la campaña de Navidad y hay mucho trabajo”, advirtió García, con lo que se pueden perder envíos importantes, ya que “son contratos que van con penalizaciones y ahí es donde podemos hacer presión”.

Presión necesaria para no dejar morir el servicio público postal, algo que está sucediendo debido a la desidia del Gobierno del Partido Popular, según los sindicatos, que ven cómo pasa el tiempo y el Ejecutivo central sigue sin poner en marcha el desarrollo del Reglamento de Servicios Postales, que debería haberse comenzado el 28 de diciembre del pasado año.

Asimismo, este ejercicio Correos tendrá que volver a enfrentarse a un nuevo recorte en los Presupuestos Generales del Estado, de 60 millones de euros en comparación con los recibidos en años anteriores —la reducción de la financiación presupuestaria es de 180 millones de euros en 2017-2018, según los sindicatos—; y “el convenio lleva más de cinco años paralizado”, lamentó García.

Por todo ello, los trabajadores están sufriendo una precarización en el empleo y una pérdida de poder adquisitivo año tras año, situación que no quieren soportar más, así que seguirán con las protestas para presionar al Gobierno y que tome cartas en el asunto. “Esperamos no tener que llegar a la huelga”, aseguró García, pero no dudarán en hacerlo si en noviembre no se ha mejorado la situación de los trabajadores y del Servicio Público Postal.