Condenan a 3,5 años a un antiguo empleado de La Caja Segovia por estafa

3491

La Audiencia de Valladolid ha condenado por delito de estafa a una pena de tres años y medio de prisión al extrabajador de Caja Segovia y de Bankia Carlos Esteban C.L, con motivo de su labor de intermediación en el proyecto de reforma de las escaleras de una promoción de chalés en la Ciudad de la Juventud, en Fuensaldaña.

El fallo de la Sección Segunda de lo Penal incluye una multa de 2.700 euros y condena igualmente a la mercantil Desarrollos Inmobiliarios S.L al pago de una multa de 3.189.417,39 euros, junto con su disolución (pérdida definitiva de su personalidad jurídica), condenando tanto al acusado como a dicha mercantil al pago de las costas y a que, de forma conjunta y solidaria, indemnicen a Sareb en 1.063.139,13 euros, suma de la que responderá subsidiariamente Haya Real Estate, según informa Europa Press citando fuentes del Tribunal de Justicia de Castilla y León.

Los hechos tienen sus orígenes en el año 2010 cuando la Sociedad Cooperativa Vallisoletana de la Vivienda 7 (SCVV7) promovió en la localidad de Fuensaldaña el Plan Parcial ‘Los Viñales’ (Ciudad de la Juventud) para la construcción de 232 chalés unifamiliares.

Para financiar tal operación, el día 11 de febrero de 2010 la SCVV7 obtuvo de Caja Segovia un préstamo hipotecario por importe de 36.819.880 euros, si bien en 2011 dicha entidad de ahorro fue absorbida por Bankia, entidad que traspasó sus activos inmobiliarios a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria S.A. (Sareb).

El 21 de diciembre de 2012 Sareb y Bankia suscribieron un Contrato de Administración y Gestión de Activos por el cual la segunda de ellas asumía, desde el 1 de enero 2013, la Gestión y Administración de los activos transmitidos al ‘banco malo’, y la entidad bancaria, a su vez, externalizó y traspasó dichas funciones a la mercantil Promontoria Plataforma S.L. (hoy Haya Real Estate S.L.U.), sociedad de la que era representante legal y apoderado el acusado.

El problema se produjo cuando ejecutadas las obras de construcción de las viviendas, éstas fueron entregadas a la cooperativa en julio de 2011 pero al solicitar al Ayuntamiento de Fuensaldaña la Licencia de Primera Ocupación (LPO), el Consistorio la denegó a la vista de que en el informe del arquitecto municipal se ponían de manifiesto deficiencias en la construcción de las escaleras.

Ante ello, Sareb bloqueó el préstamo concedido a la cooperativa y ésta, tras llevar a la dirección facultativa de la obra al juzgado, llegó a un acuerdo con el ‘banco malo’ para el desbloqueo del crédito a fin de ejecutar con corrección las escaleras de los chalés y obtener así la licencia de primera ocupación.

Es en la ejecución de la reforma de las escaleras donde entra en escena el acusado, quien aprovechando su posición como apoderado de Promontoria Plataforma S.L (Haya Real Estate S.L.U) y de Sareb, urdió una trama para manipular y controlar en su propio beneficio el proceso de selección de la empresa adjudicataria de las obras de remodelación.

Así, constituyó la sociedad Desarrollos Inmobiliarios, carente de infraestructura necesaria —trabajadores y maquinaria— para acometer las obras, compartiendo domicilio social con la mercantil CRV, de forma que logró que la primera recibiera la adjudicación de las obras por importe de 1.163.639,13 euros, que luego subcontrató con la segunda la ejecución material de la misma por 680.000 euros, obteniendo el acusado un beneficio ilícito por la diferencia entre el saldo disponible autorizado por Sareb y el coste real de la obra.