Con mantón de manila

El cuadro lírico Julián Gayarre, acompañado de músicos segovianos y del grupo La Esteva, pondrá en escena seis días ‘La Verbena de la Paloma’ en el Juan Bravo.

Ricardo de la Vega escribió el libreto de ‘La verbena de la Paloma’ a partir de un hecho real que escuchó de labios del propio protagonista. De la Vega colaboraba en una revista llamada la Gran Vía y un día notó que el ‘cajista’ estaba un tanto alicaído. Al preguntarle, el joven se sinceró: “He reñido con mi novia; la he visto junto con su hermana paseando en coche de caballos y dejándose alagar por un viejo verde. Mañana si nos encontramos en la verbena de la Paloma prometo armar un escándalo”. La confidencia del joven cajista quedó grabada en la mente del escritor y dio origen al libreto de la zarzuela, que se estrenaría, con música de Tomás Bretón, el 17 de febrero de 1894.

Esta zarzuela pasa por ser una de las más célebres del género, como también la mayoría de las canciones que salpican este ‘sainete lírico en un acto’, como describieron la obra sus autores. En la memoria colectiva, ‘Las Coplas de Don Hilarión’ (“¿Dónde vas con mantón de Manila?) o la ‘Habanera Concertante’ (“Una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid, me dan el opio con tal gracia, que no las puedo resistir…) o las ‘Seguidillas’ (“Por ser la Virgen de la Paloma, un mantón de la China-na, China-na…”).

De esta modo, no resulta extraño que el Cuadro Lírico Julián Gayarre, integrado por segovianos aficionados a la música y apasionados del llamado ‘género chico’, tuviera, como asignatura pendiente, llevar a escena la zarzuela de De la Vega y Bretón. “Segovia nos lo estaba pidiendo desde hace tiempo”, afirma el presidente de la agrupación, Ricardo Mínguez Álvarez

Con el acompañamiento de una veintena de músicos segovianos y del grupo de danzas ‘La Esteva’, el Cuadro Lírico pondrá en escena durante seis días (3,4,5,10,11 y 12 de junio) en el Teatro Juan Bravo, que gestiona la Diputación, la zarzuela ‘La Verbena de la Paloma’.

Aunque la formación se creó hace más de 60 años, se ‘refundó’ hace unos 12 años, gracias al impulso del entonces director de la banda municipal, Héctor Guerrero. Desde entonces, la agrupación ha llevado a los escenarios una docena de zarzuelas (casi una por año), además de interpretar antologías de las piezas más populares. Unos ocho meses lleva la agrupación, integrada por unos 40 miembros, de todas las edades, preparando ‘La Verbena de la Paloma’, bajo la dirección musical de Francisco A. Cabanillas Peromingo y la dirección de escena de Francisco M.Soto Corredera. Para cada zarzuela, el cuadro lírico realiza los ensayos en el colegio Villalpando (los últimos días las pruebas se realizan en el Conservatorio), en una tarea, de aprendizaje de textos y canciones, que “supone para nosotros, que no somos profesionales, un gran sacrificio”, comenta Mínguez, quien, no obstante, destaca la recompensa que supone el éxito de público que cosecha el cuadro lírico en cada una de sus funciones. El esfuerzo también se refleja en otros aspectos, como que todo el vestuario lo diseñan, elaboran y costean los miembros de la agrupación, que cuentan, en todo caso, con colaboradores como el pintor José Luis López Saura quien, otra vez, es el autor del cartel del espectáculo.

Mínguez, exempleado de banca, destaca que se trata de una representación ‘100% segoviana’, en alusión a que todos los músicos, bailarines y cantantes son segovianos; a excepción del tenor Gonzalo Terán, que se subirá al escenario, invitado este año para la ocasión. Las entradas, con precios que oscilan entre los 10 y los 20 euros, están todavía disponibles para los seis días de representación, aunque la venta avanza a buen ritmo y no sería extraño que pudieran agotarse las localidades para alguna de las funciones. “Las personas que acudan al teatro se lo van a pasar de maravilla”, subraya Mínguez, quien añade que la zarzuela “nunca defrauda, porque incluye canciones populares, conocidas por todo el mundo, y situaciones cómicas, normalmente relacionadas con los amoríos, que garantizan el entretenimiento”.

FuenteSergio Arribas 
Compartir