Laura Ortega estudia segundo curso de Comunicación en el campus de IE en Segovia. / Roberto Arribas
Laura Ortega estudia segundo curso de Comunicación en el campus de IE en Segovia. / Roberto Arribas
Publicidad

Tiene alma de periodista, se ve a la legua. Laura Ortega habla pausadamente, mide las palabras, lo hace con una seguridad apabullante. Con solo dos minutos de conversación, te das cuenta de que la vocación de esta madrileña de diecinueve años es el periodismo, un oficio del que, según ella, aprende cada día. Quién sabe si dentro de poco será también su forma de vivir y de entender el mundo.

Esa sensación de tranquilidad que desprende cuando hablas con ella, la cadencia de sus palabras, es solo un espejismo: Laura es una joven inquieta, muy activa, domina tres idiomas -español, inglés y francés-, es incapaz de decir no a los proyectos que le llegan, es un no parar de hacer cosas, un torbellino. Y es que compagina sus estudios de Comunicación y Medios Digitales en IE University con la redacción de artículos para The Stork, el periódico digital de los estudiantes; entre otras ocupaciones, además es directora del Comité de Comunicación del gobierno estudiantil en IE Segovia, embajadora (ambassador) de la universidad en actividades de todo tipo, responsable de redes sociales del Club de Teatro y miembro del IE Rotaract Club, la asociación de estudiantes que organiza actos solidarios hacia colectivos desfavorecidos.

“Soy una persona que no puede estar quieta; me cargo de trabajo hasta que no puedo más, y a veces tengo que parar; pero pienso que hay tiempo para todo, solo es cuestión de priorizar”, confiesa.

Laura me revela que desde muy pequeña siempre le gustó escribir; necesitaba expresarse, comunicar lo que veía, lo que sentía. Primero fue un diario personal, donde contaba historias, unas veces reales, otras inventadas. Luego llegarían sus artículos en revistas estudiantiles y ahora, en IE University, comienza a practicar el viejo oficio de periodista, y de muy buenas maneras. Además cuenta con un blog personal donde reflexiona sobre todo lo que la motiva. “Es un blog privado donde plasmo mis pensamientos”, añade para subrayar, con humildad, que “la vena periodística corre por mis venas, y creo que se quedará para siempre”.

Con sus dieciséis años ya empezó a escribir en revistas estudiantiles, en el King’s College en Madrid, donde estudió hasta llegar a la universidad. Siempre que en el colegio había que entrevistar a alguien o redactar algún artículo, ahí estaba Laura, decidida. “Me gustaba hablar con la gente, saber qué pensaba”, recuerda.

En el periódico The Stork, que lideran los estudiantes de IE University, Laura ya ha escrito algunos artículos, entrevistas y reportajes sobre varios temas, como una reflexión sobre realities en televisión, una entrevista en profundidad a un político local o el avance de las obras en el antiguo Palacio de la Floresta. “Me encantaría hacer periodismo de investigación en el futuro”, reconoce, aunque matiza que “convertirme en periodista de cultura también sería una buena elección profesional”.

“Una imagen vale más que mil palabras, muchas veces una fotografía o un vídeo puede revelar más que un artículo, pero yo pienso que la palabra es muy importante para comunicar bien”, asegura.

Le atrae mucho escribir para un periódico, ya sea en papel u online, pero hay un medio que la fascina: la radio. El año pasado, Laura apoyó la producción de varios podcasts con “Misma Onda”, el programa de radio liderado por los segovianos Juan Carlos Manso, Carlos Díez, Mario Llorente y Javier de Andrés. “Ahora me gustaría trabajar en una radio para aprender más sobre este medio”, afirma.

Laura posee una visión cosmopolita, global. “He tenido la fortuna de viajar mucho con mi familia y de conocer de cerca muchas culturas”. En este punto, Laura se deshace en elogios hacia la educación, el espíritu de libertad y la manera de ver el mundo que le han transmitido desde pequeña. “Mi familia siempre me ha apoyado en todas mis decisiones, por muy alocadas que fueran. Hasta decidirme que quería ser periodista dude bastante; quise ser pintora, zoóloga, psicóloga o diseñadora”. Parece que el hecho de tocar varios palos ha hecho de Laura una joven con una visión y una perspectiva de la vida muy amplia, diversa y global.

La influencia de su familia ha sido, por tanto, decisiva. Sus padres, como ella culturalmente inquietos, siempre la llevaron a ver museos o exposiciones. De ahí que la pintura sea otra de sus grandes pasiones, “aunque últimamente la tengo un poco descuidada”, se sincera. Para la joven madrileña, pintar es “una forma de liberar tensiones y una herramienta muy eficaz para plasmar mi visión del mundo”. El año pasado, la estudiante de Comunicación recibió clases del artista plástico Alberto Fernández Hurtado en un taller que se desarrolló en la Casa de la Moneda para alumnos internacionales de IE. “Me encanta la forma que tiene Alberto de ver la vida”, asegura.

La fotografía y las artes visuales también forman parte de la personalidad de Laura. Desde los doce años lleva realizando vídeos y en la universidad ha creado varios audiovisuales, como uno dedicado a la feria ARCO u otro, a la residencia de estudiantes Factory. “Soy incapaz de viajar o asistir a alguna actividad sin llevar algún tipo de cámara conmigo”, indica.

Laura Ortega sabe que aún le queda mucho camino por recorrer. Sabe que el periodismo pasa momentos difíciles, pero está convencida de que quiere trabajar en esta profesión, ya sea en un periódico, en una radio o en el departamento de comunicación de alguna institución o firma comercial. “Me gusta mucho cómo se imparte en Segovia el grado en Comunicación porque toca muchos aspectos, como el vídeo, la fotografía, las redes sociales, el marketing o la comunicación corporativa” subraya para añadir que “ahora un periodista debe saber manejar muchas herramientas y poseer una visión de futuro, y en IE University son conscientes de ello”.

“Tengo claro que quiero ser periodista. Es importante que haya periodistas con buenas prácticas ya que parece que ahora todo el mundo está preparado para contar cosas. Creo en el periodista que contrasta la información, que cuenta las historias que interesan al público, el periodista que es intermediario entre la noticia y el público, el que sabe discernir lo que es o no información”, concluye.