El jurado técnico valoró la elegancia y la pulcritud en la creación de los cócteles y, posteriormente, los jueces degustadores fueron comprobando la calidad y el sabor de cada una de las propuestas.
El jurado técnico valoró la elegancia y la pulcritud en la creación de los cócteles y, posteriormente, los jueces degustadores fueron comprobando la calidad y el sabor de cada una de las propuestas. / Kamarero
Publicidad

Con algo de retraso —alrededor de una hora ya que el inicio estaba previsto a las 16.30— debido a los trámites necesarios previos a un concurso Nacional de Coctelería, en mayúsculas, comenzaron los cuatro primeros participantes la preparación para la decoración de sus bebidas, con los nervios a flor de piel. Durante los quince minutos de los que disponían, el presentador explicó al público —bastante numeroso y en aumento según avanzaba la competición— las bases que valoraría el jurado técnico, compuesto por cuatro grandes expertos en la materia (cada uno vigilante de un único barman), relativas a la perfección, elegancia, manejo de los utensilios, pulcritud en las elaboraciones, la no utilización de más de seis ingredientes, concordancia de la receta presentada a la organización y la que se está llevando a cabo, etcétera, que debían seguir los concursantes o, de lo contrario, serían penalizados restándoles puntación del máximo de 250 con el que comienzan la competición.

Un total de 24 participantes de diferentes lugares de toda la geografía nacional probaron suerte ayer, si bien, el jurado degustador —que valoró a ciegas, sin estar presente en las elaboraciones de las bebidas espirituosas y desconociendo totalmente a quién pertenecían los cócteles— eligió la receta de Rosana Cortés García, de Salamanca, como ganadora. Además, Miguel Pampín, de Santiago de Compostela, resultó primer clasificado de coctelería en jóvenes barmans.

Entre el público, además de los responsables de un gran número de establecimientos hosteleros de Segovia relacionados con los cócteles o no, se encontraba Estrella, a la que consideran ‘madrina de los Bartenders de España’. Ella misma contó como la coctelería, que conoció gracias a su marido, es ahora su vida. No se le escapa un detalle durante los concursos y recuerda los pasos seguidos por cada concursante, según aseguró.
De nuevo, el concurso Nacional de Cócteles, esta vez celebrado en la avenida del Acueducto, resultó un éxito y, poco a poco, se va afianzando como cita ineludible para cualquier amante de la preparación de este tipo de bebidas que se precie.

Además, los participantes siempre vienen dispuestos a superarse, a sorprender a los dos jurados con sorprendentes propuestas y arriesgadas mezclas, para alzarse con el primer puesto.