El Azoguejo vuelve a ser escenario un año más del Carrusel D’Andrea antes (desde el día 27) y durante Titirimundi. / Kamarero
Publicidad

Los camiones que transportan el Carrusel D’Andrea, un tiovivo francés que es ya una tradición en Segovia, llegaron ayer al Azoguejo anunciando la próxima celebración de Titirimundi.

Este gran Carrusel fue construido en Toulouse en 1999 por La Machina, bajo la dirección artística y técnica de Francois Delaroziér, fiel colaborador de la compañía de teatro Royal de Luxe.

Creado con materiales esencialmente básicos, como madera, cuero, vidrio, plumas, acero, hierro, estaño y cobre junto con elementos extraídos de diversas piezas de chatarra (motos, ventiladores, etc), cada personaje y carricoche dispone de diversos elementos que pueden ser activados por los niños y sus animales fantásticos parecen venir de un viaje al centro de la Tierra o del mundo submarino de Julio Verne.