Collages

8

LUGAR: Rama Café. Calle Seminario, 2. 40001 Segovia

HORARIO: De lunes a domingo, de 10’00 a 22.00 hs. según el horario comercial

Del 12 de marzo al 2 de mayo de 2016

Juan Carlos Monroy nos muestra una nueva serie de collages, que ha convertido en su modo de expresión y de creación predilecto. Expuesta en el Bar Rama Café es la serie más reciente y en la que más está desarrollando últimamente sus ideas creativas y sus obsesiones más íntimas.

Monroy siempre ha intentado expresarse con la fotografía, la pintura y la escritura, está próxima la presentación de su primera novela, aunando profesión y afición con resultados satisfactorios. Forma parte de La Sociedad del Collage de Madrid, colectivo de reciente aparición, formada por 27 miembros que, aunque con técnicas y formas de trabajar distintas, tienen en común su pasión por el collage, participando en exposiciones colectivas y en talleres muy entretenidos y exitosos.

Atrás quedaron proyectos fotográficos como “Graffiti rupestre” o el “Antiguo Campo de Tiro al plato”, ambos en Segovia a finales de los 60 y comienzo de los 70. Ya en Madrid merecen ser recordados los proyectos “Tipografia comercial en vidrio”, “Rothko-graffitti” o “Escaparates de Madrid”, ya en los años 80 y 90. Vivencias, memorias, archivos y aprendizajes en las paredes y escaparates de la ciudad a punto de desaparecer pero que aún atesoran signos y huellas repletas de estilo y de creatividad.

De este modo el tránsito de la creatividad publicitaria a su obra más personal encuentra un nexo de amplios recursos y cumplida memoria, el collage. Y por él sigue caminando e indagando Monroy y casi con puntualidad anual nos enseña sus nuevas creaciones. En 2010 expone en la desaparecida galería “Un enfoque personal” de Segovia, por primera vez en su tierra. En aquella serie aparecía ya una de las características de los collages de Monroy hasta la actual exposición, los collages se basaban en retratos fotográficos de época, se trataba de dar una nueva visión a los personajes, especialmente femeninos, una nueva oportunidad de vida entre la ironía y la sugerencia.

Una vez más el collage deja de ser una mero y recurrente recurso creativo para alcanzar el valor estratégico de representar una visión de la cultura y del hombre genérico. No es de extrañar que Monroy recurra al collage ya que el arte y la publicidad descubrieron a la par esta mirada innovadora de la realidad cotidiana logrando así imágenes sorprendentes e inquietantes, a la vez que revolucionarias y provocativas.

En 2013 expone en las Salas del Teatro Juan Bravo de Segovia la serie homenaje a la artista francesa del siglo XVIII Louise-Elisabeth Vigée-Le Burn sobre soporte de carteles callejeros. De nuevo el retrato se convierte en tema central de la obra de Monroy de la mano de una de las retratistas más valiosas del arte francés entre el Neoclasicismo y el Rococó, proyectando sus retratos sobre carteles callejeros, creando con la misma obsesión un arte urbano, acumulacionista, de reciclaje. Por primera vez une el collage y el decollage, rompiendo el academicismo con un arte bruto y de gestos violentos.

En las exposiciones últimas de la Librería Intempestivos (Segovia, 2014) y del Bar La Delegación (Segoviam 2015), Monroy vuelve al collage de retratos, pero técnicamente es un trabajo más complejo de ejecución ya que la minuciosidad del corte está muy alejado de la tosquedad empleado en la serie de cartelería callejera. En este caso, el uso de herramientas como tijeras especiales como el cortacutículas o las tijeras para eliminar el bello infantil, otorga al resultado un detallismo y cuidado en la realización bien diferente de series anteriores.

En esta exposición volvemos a ver cinco collages de la serie “ Diosas y Diablas”, referidos a Metis, Eufrosine, Selene, Thetis y Brigida…collages “mutantes” donde el material base empleado son recortes de las revistas de moda en papel couché (Vogue, Telva, Elle, Mari Claire…). Los collages surgidos recrean y redundan a su vez una tipología de mujer estereotipada, tan irreal como idealizada, tan imaginada como fragmentada, repleta de glamour y de manipulaciones. Del imaginario simbólico de diferentes culturas Monroy ha ido configurando, en “corta y pega”, un amplio catálogo de “diosas y diablas”, como Brígida, diosa celta; Eufrosine, diosa griega de la alegría….

Dos collages dedicados al amor, el amor imperial y el amor salvaje y dos más, dedicados a fantasear sobre la simbiosis entre la infancia y formas animales, Niño cetrero y La niña halcón. Metamorfosis oníricas y rituales.

Finalmente, una última serie de siete collages dedicados a fundir las imágenes fotográfícas, bien anónimas o de conocidos estudios de sus mismas épocas, de conocidos personajes, como Leopoldo Alas “Clarín”, G. Whasington, Ataturk, R. Boskovic, J. R. Jiménez, Al. Hamilton y A. Lincoln, con billetes oficiales de esos mismos países, pesetas, liras turcas, dólares americanos…Es curioso ver la antítesis de simbolización entre los billetes y los personajes masculinos todos ellos.

Así el collages logra su mayor efecto de provocación y de tensión, pura disrupción.