11-1kama_Colegio-Martin-Chico-50-Aniversario-Flores-Fallecimiento_KAM8622
Flores junto al cartel del aniversario en el que aparece la querida maestra Conchi Cubero, fallecida recientemente. / Kamarero
Publicidad

El colegio Martín Chico celebra este año el cincuenta aniversario de la apertura de su sede actual, situada en la calle de Las Nieves, del barrio de San Lorenzo. Con este motivo, el centro de Educación Infantil y Primaria, transformado en comunidad de aprendizaje, prepara un amplio programa de actividades que lleva el lema “Un cole, un barrio, aprender haciendo”.

Profesores, alumnos, padres y vecinos están trabajando en el programa conmemorativo en el se revisará la historia del colegio para ver la evolución de “la escuela de ayer y hoy”, se ahondará en el conocimiento del pedagogo Martín Chico y Suárez que da nombre al centro, y se favorecerá “la convivencia entre todas las personas que han hecho posible que el centro sea lo que es hoy”, asegura la directora Consuelo Gómez Pérez, haciendo referencia a la implicación de los vecinos de un barrio que siente el colegio como una importante institución de su pasado, presente y futuro.
De hecho, el colegio, que empezó su actividad en el curso 1967-1968, fue construido sobre unos terrenos donados por una conocida familia de la zona, según recuerda su actual directora.

Hasta el curso 1991-1092 parte de su claustro atendió las aulas existentes en el antiguo Hospicio. Al dejar de funcionar el Hospicio sus aulas fueron trasladadas a la Residencia Juan Pablo II y una de las aulas de Educación Infantil pasó a dicha institución con su correspondiente profesorado. El resto del alumnado de Infantil quedó ubicado en el edificio del primitivo colegio Martín Chico, situado en la Calle del Puente, cercano a la Plaza de San Lorenzo. Posteriormente fue ampliado para acoger a dicho alumnado. Es en el año 2004/2005 cuando las etapas de Infantil y Primaria se juntan en el actual colegio de la calle Las Nieves.

Actualmente la comunidad educativa está formada por 300 alumnos y claustro de 30 de profesores. Cuenta con los servicios de comedor y madrugadores, así como con una “asamblea de Padres y voluntarios que trabajan con nosotros para lograr el éxito educativo”, comentan los maestros.

A lo largo de la trayectoria educativa, este centro se ha caracterizado por participar en proyectos de innovación, fruto de ello desde el curso 2012-13 se transforma en Comunidad de Aprendizaje.

La actividad diaria está encaminada a posibilitar el máximo aprendizaje para todo el alumnado, una buena convivencia y la participación de toda la comunidad educativa. El objetivo último es “conseguir la transformación de la escuela y su entorno de tal modo que nuestro alumnado se convierta en agente activo del proceso de su propio aprendizaje, participante de la sociedad de la información”, dice Consuelo Gómez, explicando también que “los docentes se encargan de crear un contexto de aprendizaje fundamentado en el eje de la participación, el eje de la convivencia y el eje curricular”.

Conchi Cubero, emblema de la comunidad

La ilusión de los preparativos del 50 aniversario se ha visto empañada por el dolor que ha generado el fallecimiento de la maestra Conchi Cubero. Toda la comunidad educativa llora su muerte y un grupo de padres de alumnos ha colocado ramos de flores junto al cartel del aniversario en el que precisamente aparece ella llevando de la mano a uno de los alumnos más pequeños del colegio. “Ella es el emblema” comentaba consternada la jefa de estudios María José Gómez, recordando que Conchi Cubero fue una de las alumnas que estrenó el colegio en el que, después, durante muchos años y hasta el último día de su vida ha ejercido el magisterio, y también es una vecina muy querida en San Lorenzo. Varios estudiantes de instituto acudieron ayer llorando al ‘Martín Chico’ movidos por el recuerdo de su maestra de colegio. A modo de homenaje, sus compañeros y sus actuales alumnos llevarán a cabo el miércoles la representación que ella estaba preparando. / foto: kamarero