Cocido a la japonesa

Doce personas participan en Salamanca en un curso de cocina japonesa, en el que aprenden recetas como la del cocido japonés o el sushi

Uno de los platos tradicionales que no falta en la gastronomía española es el cocido, pero muchos no saben que tiene su versión “a la japonesa”. En realidad no lleva garbanzos, su principal ingrediente, pero así es como se conoce un tradicional guiso nipón que está tan presente en los hogares japoneses como el cocido español en los domingos de invierno.

Con este plato se abría el curso de cocina japonesa que se celebra en Salamanca, en el Centro Cultural Hispano Japonés de la provincia y que agotó las plazas nada más hacerse pública la inscripción, algo que prueba el interés existente en la ciudad por la cultura oriental. La profesora del curso, Yoko Yamaguchi, explica que para los asistentes es casi “más difícil aprender el nombre de los platos que sus recetas”, porque asegura que se trata de mostrar la parte de la cocina japonesa más tradicional, “la que comen diariamente los japoneses en sus casas” y no la que se ha puesto de moda en los restaurantes. Aún así, confiesa que era “obligatorio” ofrecer una clase sobre el sushi, por ser un plato “estrella e internacional” por el que todos se interesan.

Además de manejar el cuchillo y darle “el punto a los platos”, los alumnos han tenido que ensayar palabras como ‘nikujaga’ o cocido japonés, ‘aemomo’ para referirse a una ensaladilla al sésamo o ‘okonomiyaki’ si lo que cocinaban era una tortilla japonesa, todo para poder explicar a sus futuros comensales, el plato que tienen delante cuando lo preparen en casa.

Yamaguchi considera que lo que más atrae a sus alumnos es comprobar “lo diferente que es la cocina japonesa de la española” y destaca que por ejemplo a los asistentes les resulta “un poco chocante” no usar la sal tan a menudo como se hace en la cocina occidental. En su lugar, añade, se usa “la salsa de soja en cualquier plato” y diversos condimentos típicos que otorgan a las recetas un sabor característico, como el jengibre en vez del ajo.

Tras aprender “los secretos” del cocido japonés, los asistentes se pusieron “manos a la cazuela” para preparar otros platos como el ‘gomoku yakisoba’, que se traduce como los tradicionales tallarines fritos con cinco delicias y el ‘kakitama-jiri’, o lo que es lo mismo, sopa de huevo revuelto, que son según la profesora, platos “caseros y fáciles de preparar”.

La profesora también subraya que los japoneses, a diferencia de los españoles, usan “mucha menos cantidad, excepto en las frituras”, que también son típicas japonesas, de aceite de oliva .

FuenteICAL 
Compartir