Clara Luquero: “Como alcaldesa he descubierto para qué sirve el poder” (I)

"Intensos y apasionantes". Así califica la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, sus primeros cien días al frente de la Alcaldía.

P.— Cien días desde su toma de posesión como alcaldesa. Es el margen que se considera suficiente para aterrizar en un cargo. ¿Se lo imaginaba asi?

R.—Más que imaginarlo, lo he visto. He trabajado junto a Pedro Arahuetes y he visto cómo es una Alcaldía. No es lo mismo verlo, que estar en la piel. Pero cien días son suficientes también para resolver problemas y para iniciar proyectos. Nunca me he permitido cien días para tomar contacto con nada. Voy a trapo. Por el espíritu inquieto que tengo y mi forma de trabajar.

P.— ¿Y está satisfecha?

R.—En esos cien días ya he tomado contacto con la sociedad segoviana en otro ámbito, porque en el cultural lo tenia medido. De todas las reuniones que he mantenido con las asociaciones de vecinos han surgido proyectos pequeñitos para atender sus demandas. Por ejemplo, van a empezar ya las obras en la plaza Ramiro Ledesma, en San José. O la vieja serrería de La Albuera ya está derribada. Es toma de contacto, planteamiento de proyectos y ejecución —da un pequeño golpe en la mesa— . O por ejemplo la demanda de Nueva Segovia del grupo semafórico en la carretera de La Granja, que era una vieja reivindicación, ya ha sido aprobado el suministro en la junta de Gobierno. O en la carretera de Villacastín, que quieren pasos elevados, porque hay un problema de seguridad, está también en marcha.

P.—¿Qué ha descubierto como alcaldesa que antes no conocía, pese a los once años en el equipo de Gobierno como edil de Cultura?

R.—Había cosas que yo ya conocía como demandas de los ciudadanos. Otras las he descubierto ahora. Lo que sí he descubierto es para qué sirve el poder. Por ejemplo, con una cosa tan sencilla como ha sido este proyecto para atender las necesidades alimenticias en época veraniega de niños de familias con problemas económicos. El saber que puedo hacer eso y que cuando hay alguien que tiene un problema muy serio, o que puede estar pasándolo mal, desde el poder se puede actuar y resolver eso…. me parece apasionante.

P.— ¿Cómo definiría estos primeros cien días?

R.—Ha sido intensa, muy intensa, de trabajo intensísimo, y apasionante. Intensa y apasionante. A mí, por mi forma de ser, cuando ves que hay un problema social, y puedes ayudar, es cuando de verdad te das cuenta para qué sirve el poder.

P.—En este sentido, ¿entiende el porqué otras personas que también tienen ese poder no actúan?

R.— Claro que no lo entiendo. Me cuesta entender que otras administraciones que tienen las competencias no actúen. Cuando sé que la exigencia ante la administración competente puede demorar la resolución de un problema acuciante, prefiero actuar. Y he dado ya varios ejemplos. Por ejemplo, ese semáforo que acabo de comentar. Ese vial es de la Junta de Castilla y León. ¿Por qué le pongo?. Porque no quiero un niño muerto. Así de fácil. Es un problema de seguridad y actuamos, dentro de nuestras posibilidades, claro. Si mañana faltan oncólogos en el Hospital no puedo contratarlos, porque no es mi competencia, no tengo la varita mágica. Pero si podemos hacer algo, lo hacemos, en la medida de nuestras posibilidades, en favor de los ciudadanos en general, y más especialmente a los que lo están pasando muy mal en estos momentos. Para eso sirve el poder.

P.— Se aprecia un estilo diferente en la Alcaldía, aunque la línea política sea continuista. Se ha visto una alcaldesa prudente o que ha optado por ceder. Estoy pensando en las reuniones con los consejeros de la Junta de Castilla y León. ¿Es consciente de marcar un estilo distinto?

R.—Yo llevo once años en este proyecto, liderado por el mejor alcalde que ha tenido Segovia y he estado encantada. Pero las personas somos distintas y, por tanto, los estilos son diferentes. Es muy difícil dejar de ser quien eres. Es verdad que soy una persona dialogante y que siempre trata de buscar el entendimiento. Eso es verdad. Lo he sido desde pequeña. Lo que no quiere decir que cuando tenga que hablar claro y contundente no lo haga. Por supuesto que lo voy a hacer.

P.— ¿Por qué ha cedido?

R.—He sido pragmática y he pensado primero en los segovianos. En la reunión con el presidente de la Junta y con distintos consejeros, yo he sido pragmática. He intentado defender las necesidades de Segovia, argumentar a favor de Segovia y resolver en la medida de lo posible algunos problemas. No he colocado pantallas que nos coloquen de uñas a dos interlocutores porque eso dificulta las cosas. Lo que no quiere decir que no sea clara y directa. Soy contundente en el fondo y muy prudente o razonable, sensata o tranquila, en las formas.

P.— ¿Se consigue más así?

R.— No lo se. Cada persona que pudiera detentar esta responsabilidad haría lo que, a su juicio, fuese lo mejor para resolver problemas de Segovia. Creo que eso tiene que ser el primer objetivo siempre. Ese primero.

(Continúa)

FuenteSergio Arribas 
Compartir