Cerca de 150 personas participan en la marcha entre Cercedilla y Segovia

El primer grupo que llegó a Segovia hizo el recorrido en poco más de cuatro horas, pero más que las marcas de tiempo los participantes destacaron la belleza del paisaje del que disfrutaron y la idónea temperatura que les acompañó.

17

Miguel Ángel de Pablo iba a regresar a Suiza, país en el que vive, pero retrasó el viaje para poder participar en la marcha Cercedilla- Segovia `Por la calzada romana´. “Me enteré por EL ADELANTADO de la celebración de la marcha y al ver que coincidía con el día que tenía pensado volver a Suiza decidí retrasar mi viaje unas horas. Esta misma tarde me pongo en carretera hacia mi casa pero estoy satisfecho”, aseguraba ayer Miguel Ángel de Pablo pocos minutos después de haber llegado en el primer grupo de andariegos que concluyó el recorrido, entre los que se encontraban varias personas que se estrenaban en esta actividad con más veintitrés años de historia.

Francisco Santos Olmos, Francisco Javier Gil Sanz, José Luis Blanco Carravillas, el ya citado Miguel Ángel de Pablo, con Amador Garrido y Enrique Arévalo fueron los primeros que llegaron hasta el punto de recepción en la ciudad de Segovia, situado en la avenida de la Constitución (Bar St Andrews), donde se fueron reencontrando todos los participantes.

La marcha organizada por la asociación de andariegos de Segovia, hermanada con los caminantes de San Bartolomé de Tirajana, en Gran Canarias, contó con la participación de unas 145 personas, incluido el grupo canario. “Éste ha sido el año que más gente ha participado desde que se hace saliendo de Cercedilla”, aseguró Francisco Borregón, presidente de la asociación organizadora. Pero, además, para los más veteranos en esta actividad, ayer se dieron las mejores condiciones para disfrutar del paso por la montaña. Temperaturas frescas, pero no frío, en la subida, y más elevadas sin llegar a ser asfixiantes en la bajada. “Además hemos pisado nieve” comentaban los andariegos que según iban llegando resaltaban con ahínco la belleza del paisaje que se habían encontrado siguiendo la calzada romana por el Puerto de la Fuenfría, pasando por el convento de Casaras y las fuentes de La Reina, Los Pastores, Cabeza Gatos y de San Pedro para seguir al Rancho Santillana y aparecer Camino de lo tanques por Baterías. Una vez reunidos todos en el bar St Andrews, y ya pasadas las tres de la tarde iniciaron juntos el recorrido del tramo final hasta la Plaza Mayor, con la Policía Local abriéndoles paso, y la música de la dulzaina y el tamboril acompañando su paseo por la ciudad. Los cocineros de la Peña La Parrilla ya estaban esperando en la plaza para al ver entrar a los andariegos echar el arroz a la paella que ofrecieron a unas mil personas.