accesibilidad
En la elaboración del test de accesibilidad han participado representantes de distintas asociaciones y profesiones. / EL ADELANTADO
Publicidad

La accesibilidad parece estar de moda —mucho se habla de ella actualmente en todos los sectores— pero hay gente trabajando en este sentido desde hace años, intentando lograr unos espacios más accesibles y, con ellos, una sociedad inclusiva para todas las personas, tengan las capacidades que tengan.

En este sentido se mueve, de hecho, el Ayuntamiento de Segovia desde hace más de una década, según recordó ayer el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, en la presentación de la última iniciativa del Consejo Municipal de Accesibilidad: la elaboración de un test para analizar el grado de accesibilidad de edificios, monumentos, servicios, actividades y acontecimientos, tanto públicos como privados.

Un test que, añadió Rodrigo González, Defensor de la Ciudadanía, se realiza mediante un análisis crítico, pero a la vez proactivo, es decir, se detectan las carencias pero también se proponen las posibles soluciones para mejorar la accesibilidad.

El Centro de Recepción de Visitantes ha sido el primero en someterse a este análisis pormenorizado, en el que han participado representantes de diferentes asociaciones, como Frater, la ONCE o la Fundación Personas; de colegios profesionales como el de Arquitectos y el de Aparejadores; y representantes municipales, como la Policía Local o los concejales de Patrimonio Histórico y Turismo y de Servicios Sociales.

El estudio ha puesto de manifiesto que se han hecho muchas cosas para favorecer la accesibilidad en todos los sentidos —física, sensorial y visual— en este edificio, aunque aún queda mucho por hacer, como explicó la edil Claudia de Santos. Pero el objetivo marcado por el Ayuntamiento es que en dos años el Centro de Recepción de Visitantes tenga una accesibilidad universal, según la concejala, por ello, dijo “estamos encantados con esta evaluación, que además llega en el momento oportuno”.

Y es que, recordó, algunas de las mejoras que se proponen en el test ya se están llevando a cabo, debido a que el estudio se realizó antes de finalizar 2017, pero desde principios de este año se están llevando a cabo unas reformas en el inmueble que ya estaban programadas y que incluyen medidas de accesibilidad. Así por ejemplo, al cambiar el espacio de la tienda, la movilidad de las personas con capacidades diferentes ya se ha mejorado, eliminando algunos obstáculos que había anteriormente.

Además, se va a cambiar parte del mobiliario que hay en el centro, añadió De Santos, facilitando así la atención por parte de los profesionales a las personas que van en silla de ruedas.

“En lo que estamos más flojos es en el tema de las distintas capacidades cognitivas, por ejemplo no tenemos ningún folleto en lectura fácil”, reconoció la concejala, pero se trabajará en ello, al igual que se sustituirán las indicaciones por pictogramas, de modo que sean reconocibles incluso por personas que no conozcan el idioma.

En cuanto a las personas con discapacidad visual, el grupo de estudio propone, entre otras medidas, que se coloquen bandas verticales y horizontales en las puertas, para mejorar el contraste en el acristalamiento de la fachada, bandas que “están encargadas y se pondrán cuanto antes”, aseguró De Santos.

Actuaciones destacadas

Puertas automáticas. Las actuales puertas de cristal que tiene el Centro de Recepción de Visitantes son muy pesadas y el tirador está a una altura elevada, de modo que para algunas personas con capacidades diferentes es difícil abrirlas. Por ello, se ha propuesto la instalación de unas puertas de apertura automática, “pero son muy caras”, explicó Claudia de Santos, por lo que esta actuación se llevará a cabo cuando se cuente con presupuesto.

Torno. El mismo problema hay para la colocación de un torno, que según la edil “también está sujeto a presupuesto y no es barato, porque vale alrededor de 7.000 euros, aunque tiene un periodo de amortización que no es muy amplio, pero tienes que tener el presupuesto disponible y que te permitan la inversión”, dijo en relación a la conocida como ‘ley Montoro’, que condiciona el gasto de los ayuntamientos y las entidades locales.

Iluminación. Otra de las medidas propuestas que depende del presupuesto disponible es el cambio de iluminación propuesto, para que no haya tanto contraste de luz entre la calle y el Centro de Recepción.

Actuaciones menores que se harán poco a poco. Hay otras actuaciones que se irán realizando poco a poco, puesto que no suponen una gran inversión, según la concejala, como hacer más accesibles los baños o ampliar el cambiador actual de bebés para que pueda prestar servicio también a adultos; se pintará la pared frontal de blanco “para que el Centro gane en luz”; se instalará una barandilla en la rampa de entrada —actuación que depende de Vías y Obras—; y se harán otras pequeñas intervenciones puntales, como la sustitución de rejillas o la eliminación de resaltes y la incorporación de señales e información visual, táctil y acústica adecuada en la zona de acceso.

Compartir