Centenares de personas que van a viajar al extranjero se desplazan a Segovia para vacunarse

El Servicio Territorial de Sanidad ha sido autorizado por el Ministerio para su funcionamiento como Centro de Vacunación Internacional por lo que puede aplicar las dosis contra la fiebre amarilla y la meningitis.

2

La Unidad de Epidemiología del Servicio Territorial de Sanidad ha experimentado en los últimos años un fuerte incremento de actividad en la atención a las personas que viajan por todos los lugares del mundo, pero ha sido en 2008 cuando el aumento del número de viajeros atendidos y de vacunas aplicadas ha sido más llamativo, especialmente motivado por la llegada de usuarios de otras provincias que están cansados de soportar esperas en sus lugares de residencia.

En 2007 el equipo segoviano, formado por seis profesionales de Sanidad, realizó 1.300 actuaciones y puso 228 vacunas, y en el año 2008 atendieron 2.274 consultas, mientras que las vacunas se multiplicaron casi por cuatro rozando las 900 administradas, según el balance ofrecido por Servicio Territorial de Sanidad.

El causa de la variación a la alza que se viene experimentando en los últimos años está relacionada con cambios sociales y económicos. Mercedes Gomez de Balugera Goicolea, médico de Familia que trabaja en el equipo de Epidemiología, asegura “hasta hace pocos años los viajeros internacionales era personas que realizaban viajes turísticos organizados, y algún caso más aislado”. La franja de edad de los turistas se podía delimitar así como las fechas más solicitadas para ir al extranjero. Actualmente las variables son muy amplias.

La responsable del programa de control de las enfermedades olvidadas de la Organización Mundial de la Salud, Pilar Aparicio, recordaba hace un año en Segovia que “cada vez viajan más mujeres embarazadas, niños y ancianos en todas las épocas del año”.

Hay empresarios que deben realizar viajes de negocios por distintos países, jóvenes becados para hacer estudios en zonas muy alejadas, padres que van a por su hijo adoptado, aventureros, deportistas, cooperantes que participan en proyectos solidarios e inmigrantes que regresan a sus países de vacaciones o para reencontrarse con sus familias. Las primeras generaciones de inmigrantes se sentían inmunes y no acudían a vacunarse, sin embargo, y gracias a las recomendaciones de los pediatras, ahora se preocupan de aplicar medidas profilácticas a los hijos nacidos en España que pueden ser vulnerables a enfermedades detectadas en las tierras de sus antepasados.

En cuanto al aumento de actividad que se ha producido en 2008 en el servicio de Sanidad de Segovia la causa concreta es que el pasado verano fue autorizado por el Ministerio de Sanidad y Consumo para funcionar como Centro de Vacunación Internacional, por lo que puede aplicar las vacunas que se exigen de forma obligatoria para entrar en varios países, y pueden emitir el certificado internacional que allí se reclama. La prestación de este servicio a atraído a personas de diferentes provincias, especialmente de Madrid, hasta la consulta situada en la avenida Juan Carlos I de Segovia, porque valoran la facilidad de acatar las normas de obligado cumplimiento que establece la OMS sin tener que soportar largas esperas, como ocurre en las grandes ciudades donde los servicios de vacunación internacional están saturados. El equipo segoviano también reclama que se solicite cita previa, sobre todo en los meses de verano, pero se asigna fecha con inmediatez e incluso hay muchos meses en los que se atiende a las personas en el mismo día.

Fiebre amarilla Hasta el pasado verano las vacunas que se administraban eran las recomendadas y su recepción era voluntaria, si bien la doctora Mercedes Gomez de Balugera Goicolea, asegura que la mayoría de las personas se acogía a las indicaciones hechas. Las dosis que se aplicaban eran contra la hepatitis A, hepatitis B, cólera, encefalitis japonesa, encefalitis centroeuropea, fiebre tifoidea, rabia, poleo, triple vírica y gripe (entre octubre y mayo). Desde agosto también se entrega el certificado de vacunación internacional a quienes reciben la vacuna contra la fiebre amarilla que es obligatoria para entrar en países del centro de África, y quienes reciben la dosis contra la enfermedad meningocócica, que se exige a los peregrinos que acuden a la Meca.

Con independencia de su posible exigencia se recomienda la vacuna a todos los viajeros que se dirijan a las zonas de riesgo de transmisión de la fiebre amarilla de África, América del Sur y América Central.

El Centro de Vacunación Internacional, donde trabajan dos médicos, dos enfermeras y dos administrativos, está ubicado en la Sección de Epidemiología e intenta mantener una amplia comunicación con los profesionales sanitarios de la provincia con el fin de facilitar una actualizada información y prevención a las personas que realizan viajes a zonas que puedan suponer un riesgo para adquirir problemas de salud con trascendencia tanto individual como colectiva.