Casado posó con cargos públicos en su visita./KAMARERO
Publicidad

Pablo Casado volvió a Segovia en campaña electoral, y si en su primera visita eligió el medio rural, ayer fue la capital el escenario elegido para trasladar su mensaje, que en esta ocasión se tradujo en clave social y asistencial. El candidato del PP a la presidencia del Gobierno paseó por la Avenida del Acueducto para anunciar la intención de impulsar una estrategia nacional contra la soledad y el maltrato a las personas mayores, así como la creación de un censo para enfermos de Alzheimer con el fin de garantizar la mejor asistencia posible para este colectivo.

Bajo los arcos del Acueducto y acompañado por los candidatos populares por Segovia al Congreso y al Senado, Casado abogó por el impulso a estas políticas estratégicas relacionadas con la soledad de los mayores en el marco del futuro Ministerio de Familia que creará el ejecutivo del PP si llega al Gobierno. Así, señaló que España tiene “una sociedad envejecida que necesita estímulos para la natalidad y servicios públicos para evitar la dispersión demográfica”, y señaló que las medidas contempladas en esta estrategia nacional destacan la apuesta por el voluntariado, la atención domiciliaria y el impulso a los servicios de autoayuda y teleasistencia a través de políticas transversales entre los distintos niveles de la Administración.

Del mismo modo, señaló la necesidad de endurecer las penas al maltrato a personas mayores por parte de asistentes, cuidadores o familiares, y calificó de “espeluznantes” los casos aparecidos en los últimos días en la prensa, donde se han denunciado agresiones a ancianos en centros asistenciales.

Pablo Casado también aludió a la puesta en marcha de un censo nacional de enfermos de Alzheimer, con el objetivo de poder dispensar la atención, vigilancia y localización que precisen en cualquier momento”.

En clave política, el candidato popular insistió en proponer un debate “cara a cara” en televisión con el presidente del Gobierno Pedro Sánchez tras la decisión de la Junta Electoral de paralizar el debate ‘a cinco’ que iba a tener lugar en Atresmedia el próximo martes 23 de abril. Así, indicó que este debate se justifica porque “somos los dos únicos candidatos que aspiramos a formar Gobierno”, y señaló que esta propuesta se le ha trasladado a Sánchez para convocar el debate “como quiera, cuando quiera y donde quiera”.

Casado dedicó parte de su intervención a la candidata del PP por Segovia Raquel Sanz, viuda del torero Víctor Barrio, que junto al diestro Miguel Abellán serán los garantes de la defensa de la tauromaquia en el hipotético gobierno Popular. Así, señaló que defenderá el endurecimiento de las penas por delito de odio para aquellas personas que cometan el “ultraje” de ofender a personas relacionadas con los toros o víctimas del terrorismo”.

‘Campañeando’ entre propios y extraños

El término ‘campañear’ fue acuñado por el propio Casado tras descender de la furgoneta que le traía a Segovia y saludar al presidente regional del PP Alfonso Fernández Mañueco, al que aseguró con ironía que “hace mucho que no campañeaba contigo”, tras coincidir en pocos días en varios actos de campaña en la comunidad. El ‘campañeo’ de Casado le llevó a recorrer la Avenida del Acueducto en loor de un público donde la organización del PP había situado estratégicamente grupos de cargos públicos y simpatizantes que acudieron para arropar al líder popular. Junto a las candidatas Beatriz Escudero y Paloma Sanz –que ejercieron como anfitrionas durante el recorrido- Casado no dejó ni una mano por estrechar ni un teléfono móvil ante el que posar, e incluso tuvo tiempo para conversar con una pareja de turistas suecos que asistían atónitos al espectáculo, a los que ‘vendió’ las bondades turísticas de Segovia… y de Ávila, por aquello de hacer patria chica.

Antes de llegar al Azoguejo, Casado posó con una pancarta con los colores de la bandera española con los candidatos segovianos al Congreso y al Senado y realizó una breve visita al Mesón de Cándido, para saludar a los herederos del Mesonero Mayor de Castilla. Como siempre, antes de partir hacia Madrid y culminar su maratoniana jornada electoral, el presidente nacional del PP posó en una ‘foto de familia’ con candidatos y cargos públicos junto al Acueducto para dejar constancia de su predilección por esta provincia.