7_1kama-caritas-economato
Cáritas ofrece diversos servicios a los transeúntes, así como a otros colectivos en situación de vulnerabilidad. / KAMARERO
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia y Cáritas Diocesana renovarán su convenio de colaboración para prestar atención a las personas en situación de necesidad, en concreto, a transeúntes de paso por la ciudad, según avanzó ayer el alcalde accidental, Andrés Torquemada.

El acuerdo aprobado ayer por la Junta de Gobierno Local está dotado de una partida económica de 44.000 euros para los años 2018 y 2019 para que la oenegé ayude a los transeúntes, “personas de paso en nuestra ciudad, sin vinculación alguna con Segovia, y que permite una intervención social únicamente de acogida para satisfacer de forma inmediata necesidades básicas de comida y alojamiento a su llegada”, recordó el también concejal de Servicios Sociales. Se diferencian así de las personas ‘indomiciliadas’, aquellas que “sí que tienen arraigo en nuestra ciudad y excepcionalmente se encuentran sin techo por haber llegado a un proceso de exclusión o a una situación límite en un momento determinado de crisis”.

En el primer semestre de este año, según los datos compilados por el Ayuntamiento, se atendió a 86 transeúntes —71 hombres y 15 mujeres—, de los que 52 eran españoles y los 34 restantes procedían de doce nacionalidades diferentes. “Y por grupos de edad, 55 de los 86 se concentran entre los 40 y los 59 años. Los datos son muy similares desde hace años, la media de edad se ha venido manteniendo”, aseguró Torquemada.

Por lo que respecta al ejercicio 2017, el concejal señaló que “el total de personas transeúntes atendidas fue, por parte de Cáritas, de 147, de las cuales 16 eran mujeres y 131 eran hombres; y Policía Local, que de forma paralela tiene también intervención en este proyecto, atendió a 18 personas, tres mujeres y 15 hombres. En total, 165 personas transeúntes atendidas en el año pasado”.

En cuanto a los servicios que se prestan en virtud del convenio firmado por el Ayuntamiento y Cáritas Diocesana, explicó el alcalde accidental que “la mayoría está relacionada con el alojamiento, es decir, la máxima demanda es la pernoctación que requieren estas personas; y, a continuación, la alimentación, por lo tanto se les dota de alimentos o se les deriva al comedor social que tiene la Junta; el ropero de Cáritas, vales para alimentos, gastos de desplazamiento… son otros servicios” que se ofrecen a estas personas.

Por último, apuntó Torquemada que el tiempo que están en la ciudad suele ser reducido, de uno o dos días, “pero si alguno excepcionalmente ha continuado más de una semana hay que atenderlo, porque las necesidades las ha tenido igual”. De hecho, dijo que en el caso de algunas personas extranjeras han estado en Segovia hasta que se ha podido canalizar algún tipo de retorno, para lo que se han realizado tramitaciones con la Subdelegación del Gobierno o con la Policía Nacional, se ha trabajado para conseguir el billete de vuelta a su país, etcétera.

El convenio aprobado ayer “se encuentra en el marco del acuerdo marco de cofinanciación de los Servicios Sociales que se firma con la Junta de Castilla y León —aclaró Torquemada—. La cuantía total es de 44.000 euros para los ejercicios 2018 y 2019, con 22.000 euros para cada anualidad”, de los cuales se hará un anticipo ahora del 75 por ciento.

La atención a personas sin domicilio es “sustancialmente menor”. Andrés Torquemada recordó que la situación de los transeúntes no es comparable a la de los ‘indomiciliados’, pues estos “son personas de Segovia, que tienen arraigo en la ciudad, y que por un hecho puntual, por una situación en la que se han venido abajo en todos los sentidos de la palabra, ha habido que atenderlos, porque se han quedado sin techo”. Para ellos, dijo, el Ayuntamiento tiene un piso en el que se les acoge, por el que el pasado año pasaron unas diez personas.