Publicidad

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente y Ecoembes, organización sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, han puesto en marcha una nueva edición de la campaña ‘Camino del Reciclaje’, proyecto ambiental que busca concienciar a los miles de peregrinos que anualmente recorren el Camino de Santiago sobre la importancia de separar y reciclar los distintos residuos de envases que van generando a lo largo de cada etapa, evitando así la basuraleza, aquellos residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza.

En esta nueva edición del programa, todas las entidades implicadas siguen trabajando para conseguir que el próximo Año Santo Compostelano, que será en 2021, sea el más comprometido con el medio ambiente y el reciclaje de la historia de la Ruta Jacobea.
Una de las innovaciones más significativas de esta edición es la ‘Compostela del EcoPeregrino’, que nace con el objetivo de dar visibilidad al compromiso de los EcoPeregrinos con el reciclaje y el cuidado del medio ambiente. Por cada caminante que suba a Twitter o Instagram una foto de su Compostela del EcoPeregrino con tres sellos (que podrán obtener, al igual que la Compostela, en los albergues participantes del Camino Reciclaje durante los meses de junio a octubre) con el #EcoPeregrino, se plantará un árbol en nuestro país.

La otra novedad hace referencia a la incorporación de un compañero de camino muy especial: A.I.R-e, el robot del reciclaje. Este ‘bot’ peregrino ya está activo en la web Camino del Reciclaje para ayudar a los EcoPeregrinos a resolver las dudas en torno al reciclaje que les puedan surgir en su viaje.

Los albergues cuentan con una media de dos y cuatro cubos de reciclaje amarillos –donde se depositan los envases de plástico, latas y briks- y azules –destinados a los envases de papel y cartón- con un soporte que incluye un código BIDI para resolver las dudas que puedan tener los EcoPeregrinos en el momento de depositar los residuos, gracias a A.I.R-e, el bot del reciclaje; pegatinas con consejos como por ejemplo ‘Apaga la luz y enciende tu lado eco’, ‘Cierra el grifo ante el derroche de agua’ o ‘Haz que el Camino sea circular. Reduce, reutiliza y recicla’ con la finalidad de que el compromiso de los EcoPeregrinos vaya más allá del Camino.

Además dispondrán de un soporte informativo para resolver dudas sobre como coger su Compostela del EcoPeregrino o como conseguir las bolsas reutilizables hechas con PET reciclado para guardar todos los residuos que vayan generando en sus etapas y posteriormente poder reciclarlos a su llegada al albergue.
La campaña incluye también un calendario con ‘ecoconsejos’ y días clave para el medio ambiente, que también tiene como finalidad apuntar cuántas veces a la semana se han vaciado las papeleras y así posteriormente poder recopilar los datos de cuántos kilos se han reciclado.

La campaña ‘Camino del Reciclaje’ se basa fundamentalmente en el compromiso de los hospitaleros que se han implicado activamente en la iniciativa fomentando el reciclaje, el ahorro de agua y luz en los 117 albergues que se han sumado a la iniciativa, haciéndolos más sostenibles. Este año, la campaña también se ha extendido al Camino del Norte, al Camino Lebaniego en Cantabria y al Camino Inglés de Galicia, con un total de 453 albergues a lo largo del recorrido.

Entre los meses de junio y octubre de 2018 y gracias a la colaboración de los peregrinos y hospitaleros, se reciclaron más de 65 toneladas de envases solo en Castilla y León. De modo más concreto, los caminantes depositaron 18.058 kg en el contenedor amarillo, destinado a los envases de plástico, latas y briks, y 47.712 kg en el azul, reservado a los envases de papel y cartón, de un total de 248 toneladas recogidas en todo el recorrido.

Por segundo año, un peregrino misterioso visitará todos los albergues del proyecto para ser testigo de la implementación de estos materiales. Posteriormente Ecoembes sorteará una mejora sostenible para el albergue que haya demostrado su compromiso con los valores del Camino del Reciclaje demostrando así que es un auténtico Ecoalbergue. En la pasada edición el premio se quedó en Castilla y León, concretamente en el Albergue GIL en Reliegos (León).