La ministra, con la alcaldesa Clara Luquero y el candidato José Luis Aceves./ efe
Publicidad

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, defendió ayer en Sgovia la necesidad de cerrar las brechas de género, riqueza, renta y territorial para poder avanzar hacia el futuro porque, a su juicio, el porvenir está en la «solidaridad».

Así lo dijo durante su intervención en el acto central de la campaña electoral del PSOE en Segovia donde indicó que el compromiso por acabar con estas brechas es uno de los tres valores que han guiado al Gobierno de España los últimos diez meses y que, a su juicio, se mantendrán los próximos cuatro años, según informa Efe.

Otro de los principios a los que se refirió es la «responsabilidad» de una buena gestión que permita reducir el déficit y la deuda pública porque «no es progresista dejar una herencia impagable» y tampoco se tiene que hacer poniendo en riesgo el estado de bienestar que, tal y como indicó, es la «joya de la corona» del país.

La base económica con la que cuenta España es «buena» porque el crecimiento de 2018 alcanzó el 2,5 por ciento, por encima de los países europeos, según Calviño, quien también reconoció que hay «incertidumbres» y «riesgos» como el brexit o la guerra comercial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

No obstante subrayó que «no hay que tener miedo» y que la clave está en configurar una política económica «activa», hacer reformas «estructurales» y «armarse de ánimo» para hacer frente a la situación con todos los activos disponibles.

Asimismo pidió a los ciudadanos no crean las «recetas milagrosas» que dicen que todo se va a resolver bajando los impuestos porque —a su juicio— cualquier ciudadano entiende que para ello tiene que aumentar el déficit o reducirse los gastos en servicios fundamentales como la educación, la sanidad, las pensiones o los servicios sociales. El último de los valores socialistas al que se refirió es la «ilusión» por transformar las cosas y dejar un mundo mejor para los hijos y nietos, tal y como manifestó, lo contrario de lo que ha hecho el PP cuando gobernaba «sin ilusión» y «escondiendo los problemas debajo de la alfombra a ver si se desvanecían».

Por último insistió en la importancia de que el domingo todos los ciudadanos «progresistas», que a su juicio son la mayoría de los españoles, acudan a votar porque está «en juego» que el país sea «progresista, abierto, solidario y feminista».