Caja Segovia refrendará mañana su adhesión al SIP liderado por Caja Madrid

El preacuerdo laboral garantiza el apoyo de los representantes de los trabajadores y de los consejeros socialistas

0

La Asamblea General de Caja Segovia refrendará mañana martes su adhesión al Sistema Institucional de Protección (SIP) liderado por Caja Madrid y Bancaja y en el que participan también otras cinco entidades más. Todas ellas, Caja Segovia, Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana y Caja Rioja, celebrarán simultáneamente sendas asambleas para ratificar los acuerdos de los consejos de administración celebrados a finales de julio pasado.

En el caso de Segovia, existía la confianza en que la mayoría de los consejeros y los grupos a los que representan respaldarían la propuesta. Tan sólo algunos de los delegados de los trabajadores y de los miembros del PSOE mostraron su postura crítica. Sin embargo, en los últimos días se han posicionado a favor del acuerdo que en la mayoría de las cajas que forman el SIP cuenta con apoyo unánime.

De este modo, la asamblea de Caja Segovia, formada por 120 miembros, contará con el apoyo de los 13 consejeros generales del grupo de empleados, después de que se firmara hace unos días el acuerdo con los sindicatos para regular las condiciones de los trabajadores de las entidades cuando éstas lleven a cabo su ‘fusión fría’ y que en el caso de Segovia sería de 80 prejubilaciones y ceses anticipados, según los primeros cálculos realizados en el proceso de fusión. El acuerdo prevé negociaciones para garantizar que “los ajustes laborales” derivados de la fusión se hagan “principalmente a través de jubilaciones”.

Igualmente, desde el PSOE de Segovia se ha expresado en los últimos días su intención de respaldar el SIP aunque previamente habían advertido del peligro que suponía para las pequeñas entidades como Caja Segovia y Caja Ávila. Según indicaron en un comunicado, en la asamblea se apoyará tal opción, aunque “no dando un cheque en blanco”. El secretario general de los socialistas pidió “el mantenimiento de las condiciones laborales y retributivas del personal”, y “unas garantías mínimas para los que tenemos allí los ahorros”. Además, reclamó que no se cierren oficinas de Caja Segovia y la continuidad de la Obra Social en sus términos actuales, reconociendo así “el importante papel social y cultural que ha desarrollado, especialmente en la provincia, y que debe seguir realizando”. El líder de los socialistas segovianos reiteró que “no nos ha gustado como se ha llevado este proceso”, por los sucesivos “bandazos” —en referencia a la primera propuesta de integración con Caja España y Caja Duero y a la posterior en el grupo Banca Cívica, para finalmente negociar con Caja Madrid—. Sobre este asunto, acusó al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de “falta de claridad de ideas”, insistiendo en que “a la Junta se la ha escapado este tema de las manos”.

Así las cosas, también se sumarán a la propuesta de acuerdo del SIP los representantes del PSOE, de modo que una gran mayoría de los 120 integrantes de la asamblea respaldarán la propuesta. De los 120 consejeros generales las corporaciones municipales tienen 38 miembros; los impositores son 45; los empleados, 13; las Cortes de Castilla y León cuentan con 18 miembros; y las entidades de interés general, 6.

El SIP permitirá a las siete cajas aumentar el liderazgo en sus respectivas zonas de actuación, manteniendo su personalidad jurídica, actividad comercial, marca corporativa en sus territorios, así como sus órganos de gobierno y obra social, según el grupo. La sede social de la sociedad central y la dirección de las sociedades participadas estarán en Valencia, mientras que la sede operativa estará en Madrid. El nuevo grupo se convertirá en la primera caja de ahorros española, ya que contará con unos activos de 340.000 millones de euros.