13_1-corpus-christi
Juan Cruz Arnanz y García Rivilla presentaron los actos en la Catedral./ NEREA LLORENTE
Publicidad

Segovia se apresta a recibir en sus calles a Jesús Sacramentado en la celebración de la solemnidad del Corpus Christi, que aunque ya no tiene lugar en jueves, sigue siendo una de las festividades más importantes en el calendario católico al conmemorar la institución del sacramento de la Eucaristía, piedra angular de la fe cristiana.

El Cabildo Catedral quiere recuperar el esplendor que tuvo esta fiesta y ha sumado esfuerzos para llevar a cabo la procesión eucarística que tendrá lugar tras la misa solemne en la Catedral con el apoyo y la participación no sólo de parroquias, sino de movimientos y asociaciones de la diócesis.

Angel García Rivilla, en representación del Cabildo Catedral y el delegado diocesano de Medios de Comunicación Juan Cruz Arnanz Cuesta presentaron ayer en la sala de tapices de la Catedral los detalles de la celebración religiosa que el próximo domingo reunirá a miles de personas para acompañar a la Sagrada Forma que procesionará por las calles del centro histórico guardada en la Santa Custodia que el orfebre Rafael González Sobera labró en plata a mediados del siglo XVII.

García Rivilla destacó el trabajo realizado este año por el Cabildo a través de la comisión de trabajo encargada de los preparativos de la procesión, que saldrá de la Catedral a las 12.15 horas tras la misa solemne en el altar mayor de la Catedral presidida por el obispo de Segovia César Franco. Así, señaló que el Corpus Christi es una de las fiestas más singulares porque “Jesús pasea por nuestras calles para manifestar su gloria”, e invitó a participar a “creyentes y no creyentes” en esta expresión de religiosidad.

La procesión contará con el acompañamiento de una unidad de honores de la Academia de Artillería que escoltará a la Sagrada Forma durante su recorrido, y será preludiada por un grupo a caballo de la Junta de Cofradías de Segovia. Tras él, las parroquias de la capital tomarán parte con los cerca de 300 niños que este año han recibido la Primera Comunión vestidos con sus trajes de gala, y posteriormente, representantes de las distintas asociaciones, cofradías, hermandades y agrupaciones que año tras año se suman a esta celebración.

García Rivilla explicó que durante la procesión se realizarán tres paradas ante los altares situados en la iglesia de San Miguel -sede de la Cofradía Sacramental de La Minerva-, San Martín -que este año organizará la Catorcena 2018- y del Corpus Christi, donde en los tres casos se realizará una oración sacramental.

En el aspecto logístico de la organización, desde el Cabildo Catedral se recomienda a los padres de los niños participantes que no acompañen a sus hijos durante la procesión, ya que serán conducidos por sus catequistas o profesores tras el distintivo de su parroquia o colegio.

Compartir