Breve catálogo de universos vegetales

Umberto Pasti presenta el libro ‘Jardines. Los verdaderos y los otros’ en el que retrata la sociedad a través de distintos modelos.

14

Aunque situada en la árida Castilla, Segovia es tierra de jardines. Del esplendor de los magníficos jardines del Real Sitio de San Ildefonso, creados por André Le Nòtre a la inteligente simplicidad del jardín creado por

Leandro Silva a orillas del Eresma, la provincia cuenta con algunos significativos ejemplos de la capacidad del ser humano para recrear espacios naturales y dotarles de belleza y armonía.

Sin duda, los segovianos podrán entender y asimilar mejor el mensaje del italiano Umberto Pasti, escritor y jardinero vocacional que ha recogido en un libro las distintas maneras de entender el jardín entroncándolas directamente con los usos y costumbres sociales de la época en la que vivimos.

‘Jardines. Los verdaderos y los otros’ (Editorial Elba, 2014) es el título de un libro definido por su

autor como un “manifiesto heroico de resistencia botánica”, con el que radiografía la sociedad en la que vive. Pasti (Milán, 1957) asegura en el prólogo de su libro que un jardín “se parece a quien le ha concebido, porque refleja sus aspiraciones, sus locuras, sus habilidades y sus virtudes”, y de esta manera hace un recorrido por algunos ejemplos de jardines que van desde el modesto jardín de una gasolinera hasta la magnificencia del jardín del coleccionista, pasando por las pretensiones del jardín de un millonario o el concepto como eje del jardín de diseño. En todos ellos no sólo disecciona las características de estos espacios naturales, sino las motivaciones que les llevan a sus propietarios a plantearlos de una determinada manera; siempre con un punto de vista a veces ácido pero humorístico.

Pasti no sólo plantea ejemplos de jardines, sino que también aconseja a quienes quieran “reconstruir un pedazo de mundo florido” en su casa sobre el modo de hacerlo, bajo la premisa de que hacer un jardín es, según sus propias palabras, “rendirse a él hasta el punto de olvidarse de uno mismo”.

El libro se complementa con las ilustraciones del dibujante y pintor francés Pierre Le-Tan, uno de los más prestigiosos ilustradores del momento que ha publicado su obra en revistas y periódicos como Vogue, New York Times, y del que pudo verse una exposición retrospectiva de su obra en 2004 en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.