San-Lorenzo-Jornada-Degustacion-Cerdo
La Plaza de San Lorenzo recibió a centenares de personas dispuestas a dar buena cuenta del jamón, chorizo, panceta, chicharrones, etc. de la Degustación Gastronómica. / KAMARERO
Publicidad

A la fría madrugada siguió una mañana de sol espléndido que animó a muchos vecinos de San Lorenzo, y también de otros lugares de la ciudad, a acercarse a la plaza de este barrio para disfrutar de las variadas excelencias gastronómicas del cerdo graso de Segovia, un manjar al que pocos pueden resistirse y al que adoran en esta zona ribereña de Segovia.

La 5ª Degustación Gastronómica del Cerdo, organizada por la Asociación de Vecinos ‘La Parrilla’, de este barrio de San Lorenzo, no pudo tener mejor relanzamiento tras un año de paréntesis motivado por el cambio ‘in extremis’ de directiva en el primer trimestre de 2017 después de un tiempo en el que el colectivo vecinal estuvo al cargo de una gestora con las funciones limitadas.

La organización de esta fiesta en torno a los productos más populares del cochino fue también perfecta o casi perfecta y, como es habitual, la directiva de la asociación contó con colaboradores voluntarios para repartir entre los centenares de personas dos jamones —para lo que se contó con un cortador profesional—, 20 kilos de chicharrones, 20 de morcilla, 40 de panceta, 40 de chorizo al vino —que elaboró el restaurante La Postal—, 40 de carne de cerdo y 40 de torreznos de careta de cochinillo. Además de pan y vino.

Entre los colaboradores no faltó la alcaldesa, Clara Luquero, que acude siempre que puede a esta cita con el barrio de San Lorenzo, acompañada en esta ocasión de la concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto, y del concejal de Servicios Sociales y Participación Ciudadana, Andrés Torquemada. Por parte del Grupo Municipal del Partido Popular, a la concejala Rosa Redondo tampoco le dolieron prendas para vestir un delantal y servir las viandas de la Degustación.

Por la bonita Plaza de San Lorenzo, donde sonaron los acordes tradicionales de dulzainas, tamboril y bombo, a cargo de la Escuela de Dulzaina del barrio, pasaron segovianos de todas las generaciones, que nadie hace ascos a la hora del vermut a un pincho, o varios, gratis.

La asociación puso a la venta papeletas para una rifa con una televisión LED de 32 pulgadas como premio, con el objetivo de conseguir fondos para financiar sus actividades.

Compartir