La artista brasileña junto a su guitara en una fotografía de promoción. / E. A.
Publicidad

Ritmos brasileños, fusión musical, una noche de verano, el césped de la pradera de San Marcos y el elegante perfil del Alcázar como telón de fondo. La 44 edición de MUSEG Festiva Musical de Segovia inicia así hoy sábado a las 21,30 horas su ciclo En Abierto con una ecuación que despeja la artista brasileña Badi Assad, uno de los platos fuertes del festival, que recala en Segovia procedente de su gira estadounidense para presentar un espectáculo que repasa sus 26 años de carrera.

Aunque el espectáculo en sí mismo es la propia Badi Assad. Sus ritmos brasileños fusionados con jazz en ocasiones, con música electrónica en otras, la hace una de las artistas más versátiles del panorama internacional, y por lo tanto sorprendente. Desafiando a cualquier categorización, la guitarrista, cantante y percusionista se deja la piel, literalmente, en un espectáculo en el que incluso utiliza su propio cuerpo como percusión.

Experimentando, creando y explorando sonidos, Assad sorprende en el escenario mientras canta, domina la guitarra y crea percusión. Un regalo para los sentidos que adereza con efectos vocales poco convencionales procedentes del beat-boxin.

Habrá un servicio de autobuses urbanos especial con salida desde la plaza de la Artillería desde las 20,30 horas.

Conciertos en la provincia

Además, el MUSEG, dentro de su extensión en la provincia, ofrece hoy dos conciertos, el primero a las 21 horas en el salón de actos del Ayuntamiento de Fuentidueña, a cargo de Unai Insausti (guitarra clásica) y una hora más tarde, el dúo formado por Alejandro Bustamante (violín) y Patricia Arauzo (piano), en el claustro del Monasterio de Santa María la Real de Nieva