El Ayuntamiento restringirá el tráfico en el recinto amurallado

El concejal del área, Ramón Muñoz-Torrero, se lleva un buen ‘rapapolvo’ de la oposición en el pleno por la gestión del pliego de la ORA y su réplica a la moción de Izquierda Unida

637

Habrá que esperar al cuándo y sobre todo al cómo pero la moción que presentó el concejal de Izquierda Unida, Ángel Galindo, para que se tomen medidas de restricción del tráfico en el recinto amurallado, a modo de prueba durante el tiempo que duren las obras de la calle de San Juan, salió adelante en el pleno de ayer, aunque con matices. Fue después de un intenso debate en el que el edil responsable del área, Ramón Muñoz Torrero, se llevó un ‘rapapolvo’ de la oposición por la gestión del pliego para renovar el contrato de la ORA (ordenanza reguladora del aparcamiento) y por su réplica a la propuesta de IU.

Finalmente la moción se aprobó por unanimidad, no sin que antes la alcaldesa, Clara Luquero, que suele “aclarar” la posición del equipo de Gobierno en los plenos cuando se aborda algún asunto del área de Tráfico, Transportes y Movilidad, pidiera a Galindo que modificara uno de los puntos del acuerdo. De esta manera, en lugar de estudiar la posibilidad de establecer autobuses lanzadera de pequeño tamaño desde la plaza de la Artillería hasta la Plaza Mayor cuando se reabra al tráfico uno de los carriles de la calle San Juan, se estudiará siempre que cuente con el visto bueno del jefe de obra y el recorrido lo haga el actual microbús de la Línea 9 (Centro histórico).

El principal punto acordado consiste en estudiar medidas temporales (semanales, puentes o fines de semana) de restricción del tráfico (informando previamente a la población) y analizar sus efectos sobre la movilidad en el recinto amurallado y sus alrededores.

A mayores, a solicitud de la portavoz de Ciudadanos, María José García Orejana, se añadió un tercer punto para que las medidas se adopten se lleven a cabo con participación ciudadana.

El portavoz de IU, en calidad de ponente de la moción, expuso que su formación lleva mucho tiempo defendiendo una peatonalización del casco histórico de la ciudad “que no tiene por qué ser inmediata ni de golpe pero sí se deben ir adoptando medidas” porque considera que “es insostenible” que al recinto amurallado accedan 15.000 vehículos diarios. Insistió en que las medidas se tendrían que haber adoptado mucho antes pero las obras de la calle de San Juan pueden ser una oportunidad para ir probando restricciones al tráfico. Pidió además al equipo de Gobierno que no tuviera miedo de adoptar medidas cuando se acercan nuevas elecciones porque en la mayoría de los casos son beneficiosas incluso para el comercio.

El concejal de Tráfico empezó acusando a la oposición de “predicar y no dar trigo” e hizo referencia a las propuestas del Plan de Movilidad de 2007, que contempla la paulatina peatonalización del casco histórico y comentó que la Policía Local está realizando un estudio de movilidad desde el inicio de las obras en la calle de San Juan que se completará cuando empiecen las clases en los colegios.

La portavoz del PP, Raquel Fernández, como también el propio Galindo, reprochó a los socialistas que “no habían hecho nada” de lo propuesto en el Plan de Movilidad y acusó a Muñoz-Torrero de ofrecer “excusas y justificaciones que no se sostienen”.

Especialmente duros fueron todos los grupos de la oposición con el edil socialista por llevar un estudio económico-financiero a la comisión informativa de esta semana sin recoger la propuesta acordada en primavera de reducir hasta 200 plazas de aparcamiento para no residentes en el recinto amurallado aprovechando el nuevo pliego para renovar el contrato de la ORA, documento que ha sido rechazado, por lo que ese contrato tendrá que esperar todavía más tiempo aunque lleva prorrogado desde 2004.

Segovia no tendrá turbo rotondas

La propuesta de Centrados en Segovia contó con el apoyo del PP y de IU pero la abstención de Ciudadanos y la oposición del Gobierno socialista dio al traste con ella

La propuesta del grupo municipal de Centrados en Segovia para ensayar en una glorieta de la ciudad el sistema de turbo rotonda no salió adelante al obtener únicamente el apoyo de 11 de los 25 concejales de la corporación. Consiguió el voto favorable de los 8 del PP y del edil de IU pero la abstención de las dos representantes de Cs y la oposición tajante de los doce componentes del Gobierno municipal socialista dio al traste con una medida que según quien lo cuente puede mejorar la seguridad vial e incluso la fluidez y densidad del tráfico, o todo lo contrario.

El portavoz de Centrados, Cosme Aranguren, defendió que el modelo de turbo rotonda “guía a los conductores”, a través de señalización vertical y horizontal y explicó que en la ciudad de Vigo hay siete y desde su puesta en marcha se ha reducido en un 47% el número de accidentes en rotondas.

Su propuesta incluía como indicación la posibilidad de ensayar el modelo en la glorieta de Dionisio Duque (conocida popularmente como de los bomberos) o en la de la intersección de Gerardo Diego con la avenida Don Juan de Borbón y el nuevo barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra.

Sin embargo, el concejal de Tráfico, Ramón Muñoz-Torrero, habló de las desventajas que supone, entre otras que para su implantación tiene que haber grandes rotondas de al menos tres carriles y puso como ejemplo las numerosas infracciones en una de Oviedo recogidas en vídeo. La alcaldesa, Clara Luquero, cerró el debate diciendo que el equipo de Gobierno sigue el consejo de los técnicos y de la Policía Local.