10_1-saharauis
Once niños y niñas participan en esta edición del programa, organizado por la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui. / EL ADELANTADO
Publicidad

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y la concejala de Patrimonio Municipal y Contratación Administrativa, Marisa Delgado, recibieron ayer a los once niños y niñas saharauis que durante estos meses participan en el programa Vacaciones en Paz acogidos por familias segovianas.

Luquero destacó que esta estancia cumple, al menos, dos objetivos, “que la justa causa del pueblo saharaui continuara presente entre la población segoviana y que durante los meses en que nos acompañan, estos niños y niñas, disfruten de unas condiciones de vida distintas a la que han de soportar en el exilio”. Animó también a los jóvenes a que saboreen la belleza patrimonial y cultural de nuestra ciudad que sin duda permanecerá en su recuerdo. Asimismo, agradeció a las familias de acogida su solidaridad y a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia su persistencia en llevar a cabo el proyecto de Vacaciones en Paz.

En el acto estaban presentes, junto a todos los niños y niñas saharauis, la mayoría de familias de acogida y el presidente de la asociación, Javier Moratalla , acompañado de miembros de la junta directiva. En nombre de la asociación, intervino su portavoz, Yeyo Quintanilla, que agradeció no solo este acto, sino la preocupación que la corporación segoviana mantiene por la causa saharaui, colaborando con las iniciativas de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui.

Quintanilla terminó con el ruego de que, más allá del ámbito municipal, en aquellos otros de carácter político y de participación en que tengan presencia los representantes de la ciudadanía segoviana no cejen en reivindicar que se ponga fin a la injusta situación del pueblo saharaui que lleva 43 años esperando a que el Gobierno español concluya, como le obligan las normas internacionales, el inacabado proceso de descolonización de Sáhara Occidental, facilitando el ansiado referéndum de autodeterminación.
Los niños y niñas también recibieron una insignia de la ciudad de Segovia que colocaron en sus camisetas con el lema “Sáhara libre”. Los once jóvenes participantes en esta edición del programa tienen ahora unas semanas para disfrutar de sus familias de acogida y de la provincia de Segovia, que les ayude a olvidar la dura situación que viven en su país de origen, al menos durante las vacaciones, y puedan volver renovados y, en muchos casos, tratados de diversas dolencias que padecen de tiempo atrás.