09-1kama_Concentracion-Servicios-Ayuda-Domicilio_KAM9741
Las trabajadoras ofrecieron un auténtico concierto de canciones protesta en las concentraciones. /KAMARERO
Publicidad

Las trabajadoras del sector de ayuda a domicilio desarrollaron ayer una jornada de huelga, con un seguimiento masivo, según UGT y CCOO, y concentraciones de protesta ante el Ayuntamiento y la Diputación para “frenar la precariedad” de un sector feminizado integrado por 362 empleadas en la capital y provincia de Segovia.

La jornada reivindicativa es posiblemente la primera de una campaña de paros e incluso acampadas ante sedes institucionales con la que las auxiliares quieren plantar cara a las empresas que las contratan y a las instituciones que delegan la gestión del servicio, con el fin de lograr “un convenio digno para un sector laboral imprescindible para la sociedad”. Así lo explicaron María José González Marcos de la Secretaria de Servicios Sociosanitarios de FeSP-UGT y Pilar Araujo Gajate de la Secretaria de Construcción y Servicios de CCOO, precisando que esperan a ver si hay respuesta de la patronal a sus acciones, antes de fijar un calendario de nuevas movilizaciones.

Un ruidoso grupo de trabajadoras, portando batas de trabajo y con megáfono y trompetas de plástico en mano, subió la Calle Real para plantarse ante el Ayuntamiento y después continuar hasta la sede de la Diputación Provincial, contando con el apoyo testimonial de algún anciano que cuidan, para expresar públicamente su lucha.

“Tras muchos meses de negociación con la patronal no se llega a un acuerdo y las ofertas que nos hacen son de miseria”, declaró María José González recordando que el convenio regional del sector de ayuda a domicilio venció en diciembre de 2016 y que las empresas mayoritarias presentes en la mesa son Clece, Valoriza, Seralia y Azvase.

Diferencias Este convenio afecta a unas 5.400 auxiliares que acuden diariamente a hogares en pueblos y ciudades de Castilla y León para resolver a atención a más de 22.000 personas, según indican fuentes sindicales precisando que en la capital de Segovia hay 72 trabajadora y 290 en la provincia. Según CCOO y UGT, las empresas ofrecían mantener sueldos congelados en 2017, subir a partir de octubre de este año un 1 por ciento, un 1,50 por ciento los dos próximos años y una subida de un 3 por ciento para el sexto año de duración de convenio, así como incluir 3 euros de desplazamiento.

Las trabajadoras consideran justo una subida inmediata de “al menos” un 2% y que se considere el 100% del desplazamiento entre la casa de un usuario y la de otro como tiempo efectivo de trabajo, recordando que estos traslados entre barrios o incluso distintos pueblos son realizados con los vehículos de cada auxiliar.

“Este es un sector tan precario que cerca del 70% son jornadas parciales, que no llegan a 400 euros al mes” , señaló Pilar Araujo achacando la degradación del servicio y de los derechos laborales a su contratación externa y la gestión privada.

Repertorio

En esta ocasión las manifestantes iban bien preparadas con un arsenal de proclamas y hasta un libro de canciones dedicadas a la alcaldesa Clara Luquero y al diputado delegado de Asuntos Sociales Miguel Angel de Vicente, así como a las empresas. ‘Clara, escucha, también es tu lucha’, ‘Miguel Ángel de Vicente, vete con Cifuentes’, ‘Con esta patronal, vamos para atrás’, ‘No somos limpiadoras, somos cuidadoras, ‘Ayuda a domicilio privatizada, ayuda a domicilio precarizada’… Estos eslóganes se alternaban con peculiares adaptaciones del famoso tema ‘Despacito’, o la típica de campamentos ‘Badabadum badum badum badum badero’-

Denuncian boicot

El sindicato UGT de Segovia denuncia que la empresa “Clece S.A. con la presunta connivencia de la Diputación” ha intentado boicotear la huelga y pide la “reprobación” del diputado del Área de Servicios Sociales al considerar “que no ha estado a la altura de las circunstancias” en un tema tan serio como es una protesta en un sector que afecta a usuarios dependientes. María José González explicó ayer que si bien con Valoriza, concesionaria del SAD del Ayuntamiento, pudieron negociar los servicios mínimos, con Clece no fue posible porque “ni nos recibió” y, aunque solicitaron la intervención de la Diputación, no tuvieron respuestas hasta la tarde del viernes en los teléfonos particulares de los trabajadores. Finalmente, se “han impuesto unos servicios mínimos abusivos” con horarios que dificultaban la asistencia a las protestas, según fuentes sindicales.