04-1kama_Via-Roma-Suceso-Accidente-Atropello-Autobus-Urbano_KAM6807
Policía Local, Policía Nacional, bomberos y emergencias sanitarias acudieron con rapidez al lugar del accidente la tarde del pasado martes. / KAMARERO
Publicidad

El autobús urbano que se desplazó sin conductor por Vía Roma el martes causando cinco heridos tiene una antigüedad de cuatro años y fue objeto de una revisión de mantenimiento mecánico la semana pasada, según asegura la alcaldesa, Clara Luquero, quien reitera que, a falta de que concluya la investigación abierta por la Policía Local, “todo apunta a que puede tratarse de un error humano; desde luego no es un fallo mecánico el causante”.

Sin embargo, desde el comité de empresa de Urbanos de Segovia, un portavoz, Juan José Mateo, considera que, al margen de que la conductora del autobús accidentado no echara el freno de mano — “ella misma lo reconoce”, señala—, se produjo un fallo de seguridad porque el habitáculo del conductor en los autobuses permanece bloqueado a menos que se utilice ese freno o con la marcha echada, y además, dispone de un avisador acústico.

Mateo ha añadido que entre los conductores de la empresa hay enfado porque ven que los responsables municipales ponen el acento en el fallo humano y aseguran que se han producido fallos de seguridad similares en otros vehículos.

Desde el comité de empresa consideran que el Gobierno municipal no puede alardear precisamente sobre este servicio público cuando el 50% de la flota está obsoleta y problemas mecánicos y técnicos son habituales. “Da la casualidad de que el autobús del accidente no es de los antiguos pero puede ocurrir en cualquier otro porque lo hemos avisado ya y hemos solicitado reuniones con el equipo de Gobierno hasta el momento sin respuesta”.

De hecho, Mateo informa de que probablemente la semana que viene solicite nuevamente un encuentro para trasladar el malestar de la plantilla de la concesionaria cuando han trascurrido más de dos años desde que se cumpliera el periodo de vigencia del contrato inicial.

Una de las cuestiones que desde el comité de empresa quiere que se tenga en cuenta, al margen de lo que determine la investigación en el ámbito técnico, es que este accidente se debió a un cúmulo de circunstancias y no exclusivamente al hecho de que la conductora bajara del vehículo.

En este sentido, al posible fallo humano por no echar el freno de mano se suma el fallo de seguridad en el mecanismo de bloqueo del habitáculo de la conductora, el hecho de que esta desconectase la batería por indicación del mecánico de la empresa (aunque la investigación de la Policía Local todavía tiene que comprobar estas circunstancias) y la pendiente de la avenida que favoreció que el autobús se pusiera en movimiento.

Estado de la investigación

La alcaldesa, Clara Luquero, compareció ayer en rueda de prensa acompañada por el concejal de Transportes y Seguridad Ciudadana, Ramón Muñoz-Torrero, y por el jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja. Este último explicó que las diligencias abiertas, al haberse producido cinco heridos, consisten en “tomar manifestación a los implicados en el accidente directamente, a los testigos, así como a los peritos que se estime necesario para esclarecer las causas”. Añadió que no puede indicar cuándo finalizará la investigación porque esta llevará el tiempo que sea necesario e incluso no descartó recurrir a peritos externos a la empresa que indiquen el funcionamiento de los mecanismos del vehículo. La empresa Avanza, concesionaria del servicio público de transporte urbano, colabora en la investigación y se la ha requerido para que aporte documentación y para tomar declaración al mecánico con quien se comunicó la conductora antes del accidente.

Luquero insistió ayer en que “lo que está claro es que el vehículo funcionaba porque el ordenador de a bordo no daba ningún fallo mecánico y el vehículo volvió circulando a las cocheras, escoltado por la Policía Local”. También informó de que el concejal de Transporte comprobó en persona, junto al mecánico de la empresa, el funcionamiento real de la parte mecánica, al margen de lo que indicara el panel, incluyendo los frenos.

En el accidente resultaron heridas cinco personas, un matrimonio de turistas procedente de Murcia, siendo la mujer la víctima de mayor gravedad, con un tobillo fracturado, aunque ya se han desplazado a su ciudad, y un matrimonio de Segovia, que quedó atrapado entre dos coches y el varón permanecía ayer todavía hospitalizado en observación en el Hospital porque indicaba malestar en el pecho.

Por otro lado, en el autobús viajaban tres personas en ese momento que no han sido localizadas porque se bajaron por su propio pie y presumiblemente ilesas.

La portavoz del PP pide que “se llegue al fondo del asunto para esclarecer lo ocurrido”

El principal grupo de la oposición mantiene la prudencia hasta conocer el alcance de la investigación abierta por la Policía Local

05-1kama_Ayuntamiento-Pleno-Raquel-Fernandez_KAM1539
Raquel Fernández, portavoz del PP.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Segovia, Raquel Fernández, ha pedido personalmente a la alcaldesa que en la investigación abierta para aclarar las causas del accidente que protagonizó un autobús urbano el pasado martes “se llegue al fondo del asunto” y que se informe del estado del vehículo siniestrado con garantías antes de afirmar categóricamente que no registró fallos mecánicos o técnicos.

Desde el Grupo Municipal Popular, que se ha caracterizado en los últimos dos años por un constante llamamiento a que se refuerce el mantenimiento de los vehículos debido precisamente a la antigüedad de parte de la flota de Urbanos de Segovia, quieren ser prudentes hasta conocer el alcance de la investigación en la que consideran que sería lógico y razonable que intervinieran peritos independientes, algo que el jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja, no descarta.

Fernández se ha desmarcado de las solicitudes de dimisión y de las críticas vertidas desde Ciudadanos y Centrados en Segovia y, “aunque peque de excesiva prudencia”, no quiere hacer análisis precipitados sobre lo ocurrido, aunque después de la reunión que mantuvo ayer la Junta de Gobierno Local, a la que los portavoces de los grupos de la oposición asisten con voz pero sin voto, sí le trasmitió a Clara Luquero, la exigencia “de que haya una investigación rigurosa”.

La concejal popular entiende que no es lo mismo un accidente cuando un vehículo se queda sin frenos bajando una calle en cuesta que lo sucedido el martes, “se trata de un accidente singular”, comenta, al tiempo que se congratula de que no haya víctimas mortales ni heridos de especial gravedad.

Para Fernández, lo principal es determinar por qué ese autobús se puso en movimiento en unas circunstancias que todavía no han sido aclaradas del todo, aunque se muestra escéptica sobre la posibilidad de que en el Gobierno municipal reconozcan que el vehículo tuvo un fallo mecánico o de otro tipo si así fuese.

En cualquier caso, la portavoz del PP afirma que “no es sensato” lanzar acusaciones aunque tampoco ve con malos ojos una investigación política, “no sé si una comisión como pide UPyD”, para aclarar las causas del accidente.