12_1
José Pinto portando la camiseta de Autismo Segovia el pasado lunes en el exitoso programa de Antena3 ¡Boom!. / E. A.
Publicidad

Una conocida de una conocida que le dijo a otra conocida…,— como mejor ocurren muchas veces las cosas—hizo que la camiseta de Autismo Segovia, con el Acueducto sobre fondo azul, apareciera en el programa ¡Boom!, ante 2,5 millones de espectadores. Desde esa misma noche del lunes 12 de noviembre no han dejado de llover los mensajes de felicitación y apoyo llegados desde muy distintas partes de España y sobre todo de Segovia, a la asociación que preside Susana Guri.

“Hemos conseguido la visibilidad que buscábamos” comenta Susana Guri valorando la repercusión que ha tenido la ‘participación’ en el concurso de Antena3 que constantemente supera sus mejores marcas. “Visibilidad —añade Guri —para el colectivo del autismo, tan necesaria para la inclusión, y visibilidad para Segovia porque aparece su nombre y nuestro Acueducto”. La exitosa aparición de la camiseta es el resultado de una cadena de favores, cuyo eslabón principal es el gesto generoso de José Pinto, quien junto a Erundino Alonso, Manu Zapata y Valentín Ferrero integra el equipo Los Lobos, que ha superado los 300 programas y tienen el Récord Guinnes de permanencia de unos concursantes en un programa de televisión.

“Una mamá de la asociación conocía a una vecina del pueblo de Salamanca de José Pinto… y así empezó la idea”, recuerda Susana Guri mostrando el agradecimiento de Autismo Segovia a este listo ganadero salmantino que cuenta con muchos fans y que se ha ganado el corazón de las 30 familias de la asociación segoviana y sobre todo de sus niños.

The Good Doctor

“Me gusta The Good Doctor y veo cosas de mi hijo en ella” comenta abiertamente Susana Guri, comentando la serie protagonizada por un joven cirujano con autismo y síndrome del sabio. El personaje del doctor Shaun Murphy refleja desde la ficción algunas de las características de los TEA (Trastornos del Espectro Autista) como el pensamiento en secuencias de imágenes o que no entienden los dobles sentidos. Este personaje “no puede hacer pensar que todos los TEAs pueden ser cirujanos pero sí que pueden ser válidos y tener un trabajo”, dice Guri.