11_1-asmes
Mesa informativa de ASMES instalada el día 7 de febrero, fecha propuesta como Día del Síndrome de Ménière. / E. A.
Publicidad

La Asociación de Síndrome de Ménière España (ASMES) se presenta ante la sociedad segoviana para dar a conocer la labor que desde hace poco más de un año desarrolla para ayudar a las personas que sufren una de las consideradas ‘enfermedades raras’ que afecta al oído interno y cuya naturaleza es desconocida. Distintos estudios indican que tres de cada 1.000 españoles sufren el síndrome de Ménière, que se manifiesta con vértigos rotatorios de repetición, hipoacusia y acúfenos que privan del silencio.

La representante de ASMES en Segovia, Almudena Rico, desarrolló ayer una jornada informativa en el Hospital General que, de esta forma, se sumó a una cadena integrada por once centros sanitarios españoles para dar visibilidad a quienes padecen esta enfermedad crónica y muy compleja que tiene repercusiones en la vida familiar, social y laboral del enfermo. La Asociación ha tenido un crecimiento vertiginoso desde que hace dos años empezara a gestarse a través de las redes sociales y quedara constituida en septiembre de 2016. Desde entonces ha puesto en marcha servicios de asesoramiento a pacientes (www.asmespana.es), cuenta con un teléfono de atención permanente (934144848), ofrece apoyo psicológico e información sobre tratamientos psicológicos a pacientes y familiares.

Almudena Rico asegura que además de ayudar a los pacientes y dar visibilidad a la enfermedad, la Asociación mantiene una firme apuesta por la investigación, buscando recursos económicos para continuar las líneas de investigación existentes y abrir otras nuevas, sobre el origen, el diagnóstico y el tratamiento de la Enfermedad de Ménière. También colabora con el grupo de Investigación Otología y Otoneurología – Genómica de trastornos vestibulares del centro GENyO (Genómica e investigación oncológica), de Granada, en la creación de un protocolo para optimizar e incrementar el banco de muestras de sangre de pacientes y familiares para investigar la genética del Ménière.

Vértigo, pitidos y pérdida de audición

El Síndrome de Ménière debe su nombre al médico francés Prosper Ménière que describió por primera vez sus síntomas en 1.861. Es una enfermedad crónica – para la que aún no hay cura – que afecta al oído interno, tanto a la audición como al sentido del equilibrio y cuya causa es de naturaleza desconocida. Tres son los principales síntomas que la caracterizan: los vértigos rotatorios, los acúfenos (ruidos que sólo escucha el enfermo, sin una fuente externa que los produzca) y la hipoacusia (pérdida de audición).
Las crisis vertiginosas aparecen casi siempre en episodios repentinos que pueden durar entre cinco minutos, varias horas o incluso días. Sin embargo, la sensación de mareo, taponamiento de oídos y embotamiento puede permanecer durante más tiempo. Por lo general, los acúfenos y la hipoacusia no desaparecen, aunque suelen fluctuar.