Asaja asegura que el 2019 es un mal año para la cosecha

Desde la organizac ión aseguran que la producción apenas superará los 4,5 millones de toneladas

503
Los directores provinciales hablan sobre los problemas que afrontan los agricultores y ganadores / nerea llorente
Publicidad

Las pocas lluvias de este año venían hace tiempo preocupando a los agricultores de Castilla y León. En cada reunión de Asaja Castilla y León la previsión de cosecha para el 2019 era un tema concurrido y ahora a falta de un mes para comenzar la recogida del cereal los datos son devastadores. Desde la entidad informan que el cereal de Castilla y León presenta un estado precario y delicado. La lluvia o la ausencia de ella en estas pocas semanas que quedan sentenciarán si la de 2019 será una cosecha mediocre o directamente mala, según las estimaciones de Asaja de Castilla y León.

No solo será mala en producción cereal, sino que será «catastrófica» para el forraje, sobre todo alfalfa y betos. Estos números preocupan especialmente al portavoz de la asociación, Donancio Dujo, porque pase lo que pase la producción estará por debajo de los seis millones de toneladas que se cosechan de media. Haciendo una comparación con años anteriores el presidente se atrevió a compararla con la cosecha de 2017 que fue un año extremadamente malo y que puede generar serios problemas entre aquellos agricultores que aquel año tuvieron que solicitar un préstamo para hacer frente a los pagos que debían efectuar y que tienen que comenzar a devolverlo este 2019.

Durante la reunión de la junta directiva mantenida ayer en su sede en Segovia se subrayó que en Castilla y León hay sembradas 1.929.954 hectáreas de cereal. Los costes de producción se han mantenido muy altos, obligando al agricultor a realizar una importante inversión. Pese a estas perspectivas, y a que en regiones en las que ya se ha iniciado la siega, como Andalucía, se espera un recorte de los rendimientos de alrededor del 30 por ciento, los precios pagados por el cereal siguen sin remontar. De todo continuar por estos derroteros los agricultores castellano y leoneses van a tener que afrontar un fuerte desembolso por ello desde Asaja aseguran que hablarán con el nuevo gobierno que se forme para solicitar ayudas para estos agricultores que tienen que pagar los prestamos de 2017.

Para intentar paliar los efectos de un mal año de cosecha desde Asaja reivindica que los agricultores se sumen a asegurar sus terrenos. Actualmente tan solo el 58 % del terreno está asegurado y se espera que cada vez haya más personas que soliciten estos seguros, aunque se para ello tienen que mejorar las condiciones de los rendimientos y bajar los precios de las pólizas.

Problema en ganadería. Del mismo modo que el sector agrícola puede atravesar un mal momento, la ganadería no se salva tampoco y la situación de los cultivos les va a pasar factura, tango al ganado ovino, como al bovino y no tanto al porcino, que viene realizando las cosas muy bien.
“El sector ganadero, que ya está malparado por los bajos precios a los que le pagan la leche y la carne, es el que «más va a sufrir este año” aseguró Dujo en la comparecencia ante los medios de comunicación.

Además de la solicitud de ayudas para los agricultores, desde la entidad transmitirán también al nuevo Gobierno, la necesidad de la regulación de los precios de la leche de ovino, ya que Castilla y León tiene el sesenta por ciento de la producción de leche de ovino del país y cuenta los precios más bajos.

Según el presidente regional de Asaja, en la Comunidad hay «más que espacio» para generar más producción, ya que «lo que sobra es territorio y faltan iniciativas empresariales». Solo en Castilla y León hay cuatro millones de cabezas de porcino, lo que supone cuarenta y dos cerdos por kilómetro cuadrado, cuando en Aragón hay ocho millones de cabezas, es decir 166 cabezas y en Cataluña 240.