Publicidad

La fiesta de Santa Águeda va más allá del folclore, la jota y la tajada. Aun siendo importantes las tradiciones –sin las que la fiesta carecería de sentido- no lo son menos los mensajes de igualdad, empoderamiento y apoyo solidario que las mujeres trasladan a la sociedad con ocasión de esta festividad, que hacen de esta fiesta el altavoz imprescindible para un tiempo en el que aún falta mucho camino que recorrer para conseguir una sociedad donde hombres y mujeres caminen juntos hacia un futuro mejor.

En el barrio de San Lorenzo, las aguederas no quieren ser ajenas a la vertiente reivindicativa de la fiesta, y en la celebración de este año han dejado patente la labor de las mujeres en la atención a las personas con discapacidad a través del trabajo particular de la segoviana María de Pablos y el más genérico de la Fundación Inocente Inocente.

En una mañana soleada pero con un ambiente gélido, las aguederas del arrabal segoviano cumplieron con la tradición de recoger y acompañar a las alcaldesas María del Carmen Arranz de Pablos  y Josefa Rosa López Segura hasta la iglesia de San Lorenzo para participar en la misa solemne en honor a la santa y patrona. La celebración dio paso a la procesión con la imagen de Santa Águeda por las calles del barrio al son de la dulzaina de Juanjo Cid, en la que participaron la alcaldesa Clara Luquero y varios concejales del equipo de Gobierno y del Partido Popular.

Los actos religiosos dieron paso al protocolo de entrega de distinciones, en el que la presidenta de Aspace Segovia María de Pablos recibió la montera que le acredita como ‘alcaldesa de honor’ del barrio, en atención a su lucha a favor de los derechos sociales de las personas con discapacidad. De igual modo, Victoria García Moreno recibió el nombramiento de ‘aguedera de honor’.

Posteriormente, Cristina Fernández e Inmaculada Fernández, directora y responable de proyectos de la Fundación Inocente Inocente respectivamente, dieron lectura a un pregón en el que emplearon la vida de Santa Agueda como ejemplo del ‘arquetipo de mujer valiente’ que a través de la entidad benéfica en la que trabajan han podido conocer a través de las distintas asociaciones a las que prestan su apoyo económico. Así,  señalaron a María de Pablos como “el espíritu de la mujer capaz de movilizar el mundo y dar voz a los que no la tienen” para ganar derechos para los discapacitados, y especialmente para los menores de edad.

Ambas reivindicaron también la “alegría de ser mujer” en la fiesta de Santa Águeda, que a su juicio permite “hacer visibles las capacidades femeninas no por oposición a lo masculino, sino buscando puntos comunes de igualdad sin exclusión, porque se trata de sumar”.

Finalmente, la alcaldesa tomó la palabra para saludar a las aguederas del barrio y reiterar el mensaje de igualdad y lucha por los derechos de las mujeres que ha venido reiterando este fin de semana en todas las fiestas aguederas en las que ha participado.

La ‘tajada’ de chorizo y pan regada con buen vino hizo más amena la espera para la quema del ‘pelele’, al que un año más el fuego purificador trata de separar y ahuyentar todo lo malo… hasta el año que viene.