Equipo de arqueólogos en el inicio de las excavaciones en la Peña del Moro, en Navas de Oro. / EL ADELANTADO
Publicidad

Los proyectos arqueológicos segovianos de la Peña del Moro (Navas de Oro), la Villa romana de Matabuey (Nava de la Asunción) y el Dolmen de Santa Inés (Bernardos) despiden el año mostrando al público los resultados obtenidos durante las campañas de excavación de verano. Durante el mes de diciembre, el equipo de arqueólogos que ha llevado a cabo sus trabajos en estos enclaves ha mostrado al público las novedades de una investigación que a lo largo del año han ido desgranando, ofreciendo “nuevas perspectivas y avances muy significativos”.

El director de estos proyectos, Raúl Martín Vela, recuerda a Europa Press como nada más comenzar diciembre se mostró al pueblo de Bernardos los resultados científicos resultantes de las primeras intervenciones arqueológicas desarrolladas en el monumento megalítico de Santa Inés.

Ante casi un centenar de personas, el equipo directivo rindió “cuentas” acerca del “importante y significado” dolmen bernardino y las “perspectivas de futuro” de cara a próximos trabajos de investigación y difusión del patrimonio arqueológico segoviano.

Una actividad que también se repitió en Nava de la Asunción, donde se celebraron unas jornadas de puertas abiertas en el laboratorio que el proyecto arqueológico Villa de Matabuey. Además de mostrar el trabajo de registro y estudio de los materiales arqueológicos recuperados, se ha hecho especial hincapié, señala Martín Vela, en el estudio forense realizado acerca del enterramiento infantil detectado bajo el complejo termal de la villa. “Una inhumación de un neonato de entre 0-6 meses encuadrada a finales del siglo II e inicios del III después de Cristo”, recuerda.

Algunos de los hallazgos presentados ahora al público. / EUROPA PRESS

También se ofreció en Navas de Oro una charla acerca de los “excepcionales resultados” obtenidos en el yacimiento prehistórico de la Peña del Moro. Y en el edifico del Centro de Día, espacio cedido temporalmente por el Ayuntamiento como laboratorio de arqueología del Proyecto Peña del Moro, se mostró el trabajo que se ha realizado durante todo el otoño e invierno, incidiendo en la forma en que los antiguos habitantes del ‘Moro’ redefinieron el hábitat doméstico de sus viviendas a través de ciertos comportamientos de sesgo ritual.

“Futuros trabajos sobre el yacimiento, como es un estudio geofísico del subsuelo del castro navasdeorense, permitirán definir el urbanismo prehistórico durante la Edad del Bronce y I Edad del Hierro, permitiendo obtener un visión inusitada y excepcional de los restos ocultos bajo el terruño de la Peña del Moro”, explica Martín Vela.